martes, 31 de mayo de 2011

GUIA DE LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA/Los Dossieres de la hermandad Butch

Dhestroyer, descendiente de Wrath, hijo de Wrath, alias Butch O’Neil

—Tienes algo de mi en ti, poli. —La sonrisa de Wrath permaneció mientras se volvía a poner las gafas—. Por supuesto siempre supe que eras de la realeza. Solo que no creí que pasase de la parte de real dolor en el culo
—Amante Descubierto, Capítulo 34

Edad: 38
Ingresó en la Hermandad:           2007
Estatura:       2 metros
Peso:  117 kilos
Color del cabello:   Castaño
Color de ojos:          Avellana
Marcas físicas identificativas:     Tatuaje negro en la base de la columna en forma de líneas agrupadas (4 horizontales cruzadas por una quinta); cicatriz de la Hermandad en el pectoral izquierdo; nombre MARISSA a lo largo de la parte alta de la espalda y los hombros en la Antigua Lengua. Meñique de la mano derecha ligeramente deformado desde la transición; cicatriz en el abdomen.
Nota:  Es el cumplimiento de la Profecía del Destructor de la Sociedad Lessening. Después de su secuestro, y la manipulación del Omega, es capaz de consumir lessers por inhalación... lo cual, en contraposición a lo que sucede cuando se los apuñala, evita el retorno del asesino a su maestro y de ese modo amenaza la misma existencia del Omega.
Arma preferida:      Un ingenio mordaz y chispeante (cuando se le presiona, señala que una Glock 40 milímetros).
Descripción  Butch se miró en un espejo de cuerpo entero, sintiéndose como un afeminado, pero incapaz de hacer nada por evitarlo. El traje negro a rayas le sentaba a la perfección. La impecable camisa blanca de cuello abierto resaltaba su bronceado. Y el bonito par de zapatos Ferragamo que había encontrado en una caja añadían el toque justo.
Pensó que estaba casi guapo. Siempre y cuando ella no mirara muy de cerca sus ojos inyectados en sangre.
Las cuatro horas de sueño y la gran cantidad de whisky escocés se notaban.
                                                —Amante Oscuro, Capítulo 43
Mirando profundamente en sus ojos color avellana, ella acarició su cabello oscuro y grueso. Entonces trazó sus cejas con los pulgares. Pasó la punta del dedo sobre su nariz desigual, rota demasiadas veces. Tocó ligeramente su diente astillado.
—Estoy un poco desgastado por la batalla, ¿verdad? —dijo—. Pero ya sabes, con cirugía plástica y unas fundas, podría ser tan deslumbrante como Rhage.
Marissa echó un vistazo atrás a la estatuilla y pensó en su vida. Y en la de Butch.
Sacudió la cabeza despacio y se inclinó para besarlo.
—Yo no cambiaría nada de ti. Ni una sola cosa.
 —Amante Revelado, Capítulo 50
Emparejado con:    Marissa, hija de sangre de Wallen


Preguntas personales (contestadas por Butch)

Ultima película:      Scrooged, con Bill Murray, una excelente peli navideña
Ultimo libro:           Huevos verdes con Jamón del Doctor Seuss, a Nalla
Programa de TV favorito:            Viejos capítulos de Columbo o cualquier cosa que pasen en ESPN
Último programa de TV:  «Homicidio de acuerdo con el libro» de la primera temporada de Columbo… el episodio fue dirigido por Steven Spielberg. Es una mierda fantástica. Me sé el diálogo de memoria, de tantas veces que lo he visto
Último juego:          Futbolín con V
Temor más grande:           No ser quien Marissa cree que soy
Amor más grande: Marissa
Cita favorita:           Las malas acciones, como la belleza, están en los ojos del observador
Bóxer o slip: Bóxer de Emporio Armani
Reloj: Tengo muchos... cuarenta y nueve la última vez que los conté. Prefiero la Haute Horlogerie . En este momento llevo puesto un Corum’s Golden Tourbillon Panoramique
Coche:           Escalade, negro. Empezó siendo de V, ahora es de ambos
¿Qué hora es mientras rellenas este cuestionario?   
Las 2 a.m.
¿Dónde estás?        
En el Pit en uno de los sofás de cuero. En la TV tengo puesto SportsCenter . Y también está sonando Ludacris  . V está mirando por encima de mi hombro. No parece creerme cuando le digo al copiante bastardo que mis respuestas no le van ayudar a pasar su examen... ¡ow!
¿Qué llevas puesto?          
Vaqueros Diesel, camisa blanca de Vuitton, sueter negro Brunello Cucinelli de cachemir, y colonia Aqua di Parma. Oh y mocasines Gucci. El cinturón es Martin Dingman
¿Qué hay en tu armario? 
Debería decir armarios. Tengo una adicción a la ropa (que es más divertida que la que tenía al escocés, además me veo mejor) pero mierda, es bien caro. Tengo trajes formales de Tom Ford, Gucci, Vuitton, Hermés, Zegna, Marc Jacobs, Prada, Isaia, Canali... de todos los habituales. Cosas informales y sport de una variedad de diseñadores como Pal Zileri, Etro, Diesel, Nike, Ralph Lauren, Affliction... no soy un snob. En cuanto a tejidos  son de Lochcarron de Escocia. Phury y yo comparamos notas habitualmente... y competimos. Fritz nos ayuda a conseguir cosas. El doggen se dirige a Manhattan y adquiere ropa de nuestras tallas en cantidad suficiente como para llenar un camión de mudanzas... cosas que le solicitamos o cosas que piensa que nos gustaran. Él nos suministra los trajes. Para camisas hechas a mano, trajes y pantalones mantenemos tratos con un par de tiendas y les hemos dado modelos con los que trabajar. Mira, si tener ropas bonitas me hace un metrosexual, vale, acepto el golpe... pero aún tengo mi incisivo astillado, y cada noche salgo a patear culos. ¡Ahí queda eso!
¿Qué fue lo último que comiste?          
Tortitas de manteca con mantequilla y sirope de arce y una taza de café. Con Rhage. Siempre me hace sentir como un peso ligero con la comida, pero en definitiva, el hermano se podría comer una jauría de lobos como aperitivo... y pedir una segunda ración
Describe tu último sueño:          
Implica un túnel largo y oscuro y un tren entrando en él. Una y otra vez. Haz las cuentas
¿Coca o Pepsi?        
Lagavulin. ¿Qué? Es líquido en una botella, ¿qué esperas de mí? Está bien... Coca
Audrey Hepburn o Marilyn Monroe:
            Siempre prefiero la fineza antes que el exhibicionismo. Audrey toda la vida
P.D: Marissa es incluso más elegante que AH, y eso es todo lo que tengo que decir
¿Kirk o Picard?      
Kirk. Absolutamente
¿Fútbol o béisbol? 
Miembro de la nación de los Red Sox. No hace falta decir más
¿La parte mas sexy de una hembra?    
Sería indiscreto ponerlo por escrito. Pero usa tu condenado cerebro
¿Qué te gusta más de Marissa?  
Amo su piel y su cabello y la forma en que cruza las piernas a la altura de las rodillas y junta las manos. Amo su acento y sus ojos azul claro y la forma en que es la dama más correcta que nunca hayas visto y aún así me hace... er, en fin. Tiene un estilo perfecto y un gusto exquisito y se levanta oliendo bien. Y más que nada... ella siempre me ha querido por quien soy, nunca quiso que fuera diferente. Lo que la convierte en un ángel
Qué fue lo primero que le dijiste:        
No... no te vayas... no voy a herirte
Su respuesta fue:   
¿Cómo puedo saberlo?
Lo último qué le has regalado:  
Una silla de despacho. Hace dos días. La que tenía antes chirriaba cuando girabas en ella y no tenía soporte lumbar. De manera que la lleve a Office Depot la hice probar unas cuantas y le compré la que le gustó más
Lo más romántico que has hecho por ella      
No lo sé. No creo ser bueno con la mierda romántica. Jesús... no tengo ni idea
Lo más romántico que ella ha hecho por ti
            Despertarme cada día con una sonrisa. Tengo gustos caros, pero una pequeña sonrisa suya no tiene precio
¿Algo que cambiarías de ella?
            Algunas veces desearía que no trabajara tanto. No en cuestión de horas, me refiero más a la presión que ejerce sobre si misma para salvar a cada persona que llega a Lugar Seguro. Me recuerda cuando estaba en Homicidios. No todo resulta como tu esperas. Hago lo mejor que puedo por apoyarla y discutir las cosas con ella. Me pregunta muchas cosas sobre los casos de homicidios en los que trabajé y como trataba con las familias. Entre lo que ella hace ahora y lo que yo hacía... hay muchas similitudes. Eso nos acerca
Mejor amigo/a (excluyendo tu shellan):          
Vishous, luego Rhage. Y Phury también
La última vez que lloraste:         
No lloro. Nunca.
La última vez que reíste:
            Hace un ratito, cuando V le cambió el pañal a Nalla. Voy a recibir un golpe por esto, pero mierda fue... ¡Ow!



Mi entrevista con Butch

Después que Zsadist y yo volviéramos a casa después de ir a Target, le ayudé a llevar las bolsas a la mansión estábamos justo acabando la rutina de ve-a-buscar-y-llevar cuando Butch salió de la puerta que está bajo las escaleras. Vestía un suéter negro Izod con una camisa blanca debajo y un par de pantalones negros magníficamente cortados. Sus zapatos eran de Tod. Negros sin calcetines. Llevaba un bolso de lona en el hombro y una enorme sonrisa en el rostro.

Butch: ¡Mi turno!
Z: (inclinándose sobre una bolsa y sacando una de las gorras Miami Inks)      Para ti.
Butch: Ok, es genial (la toma y se la pone). Gracias, hombre.
Z:        También traje una para tu colega.
Butch: Lo cual es en realidad otro regalo para mi, porque no tendremos que pelearnos por este. (Volviéndose hacia mi) ¿Estas lista?
JR:       Absolutamente. ¿Dónde vamos...?
Butch: A la parte de atrás (hace un gesto con el brazo hacia la biblioteca). Por aquí.

Le digo adiós a Z sonriendo y él me devuelve el gesto, su arruinado labio se tuerce brevemente hacia arriba y sus ojos lanzan destellos amarillos. Pienso por un momento en cuan afortunadas son Bella y Nalla; luego sigo a Butch saliendo del vestíbulo y entrando en una de mis habitaciones favoritas de la casa. Las paredes de la biblioteca están forradas de libros, las únicas aberturas son las de las ventanas, las de las puertas y la chimenea. Aquí y allí hay pinturas al óleo de paisajes colgadas sobre los tomos, que le dan un aire de casa señorial inglesa al lugar.         

Butch: (sobre el hombro)     Apuesto que no adivinas a dónde vamos.
JR:       No nos quedaremos en la biblioteca.
Butch: (va a una de las puertas francesas y la abre)         Estás en lo cierto. ¡Y vamos fuera!
JR:       ¿Qué llevas en el bolso?
Butch: (lanzándome esa sonrisa tan característica de él, la que eclipsa totalmente su nariz rota y el incisivo astillado, la que lo convierte en el más atractivo de los hombres del planeta)   No es un lanzador de patatas.
JR:       ¿Por qué será que eso no me tranquiliza? (saliendo y deteniéndose de golpe)
Butch: (con orgullo)  Me gustaría que conocieras a Edna.
JR:       Yo... no sabía que pudieras hacerle eso a un carrito de golf.

Edna es el habitual transporte de enlace… salvo que ha pasado por una sesión de remodelación al estilo Robb Report . Tiene un adorno de Cadillac en el capó y una rejilla hecha a la imagen de la del Escalade. Está pintado de negro, sus llantas son de sesenta centímetros, tiene los parachoques cromados, el asiento de cuero, y no me sorprendería en
absoluto descubrir que esta turboalimentada. Infiernos, si pudieras ponerle un nitro  a un motor eléctrico, yo estaría buscando el botón de inyección en la consola.

Butch: ¿No es una maravilla? (Pone el bolso de lona en la parte trasera y se sitúa detrás del volante cromado). Estaba intentando obtener un estilo a lo Elvis, aunque más moderno.
JR:       Misión cumplida. (Me siento a su lado. Me sorprendo cuando me empieza a cosquillear el trasero). ¿También tiene asientos calefactados?
Butch: Mierda, sip. Espera a oír el sistema de sonido.

Kanye West  vocifera por todos los jardines y partimos atravesando el ondulado césped, pasando al lado de lechos de flores que están convalecientes por la cercanía del invierno. Mientras avanzamos, me agarro del borde del techo y empiezo a reír. Andar como si te persiguiera el diablo en un coche de golf es el desencadenante garantizado de la niña de seis años que habita en tu interior, y no puedo evitar que me de un ataque de cosquilleantes risitas tontas mientras rebotamos a lo largo del camino. El hecho de que Kanye nos acompañe cantando un tema sobre la buena vida es simplemente perfecto.

Butch: (aullando por encima del virtuoso bajo)    ¿Sabes qué es lo mejor de usar esta cosa por la noche?
JR: (también gritando)      ¿Qué?
Butch: (se señala los dientes)           ¡No hay bichos!

Los venados huyen precipitadamente corriendo como locos para apartarse del camino, alzando sus colas y mostrando un destello de la parte inferior blanca. Al igual que Z, Butch tampoco lleva los faros encendidos, pero dado el volumen al que está Kanye, no creo que haya ninguna posibilidad de pillar a uno de esos adorables animales paralizado en nuestro camino.
Finalmente, Butch reduce la velocidad de Edna justo enfrente del límite del bosque. Kanye se calla y el silencio de la noche se abalanza como si fuera un buen anfitrión y acabáramos de llegar a su fiesta. Butch agarra el bolso de lona y juntos caminamos unos seis metros, yendo en dirección a la mansión, que está en la lejana distancia.
Butch pone el bolso de lona sobre el suelo, abre la cremallera y revuelve dentro. Lo que saca es una serie de piezas de metal, las que empieza a encajar juntas.

JR:       ¿Puedo ayudarte? (a pesar de que no tengo ni idea de lo que está haciendo)
Butch: Dos segundos.

Cuando termina, ha montado una extraña especie de plataforma. La base está a unos treinta centímetros del suelo, y soporta una barra de metal de unos sesenta centímetros de alto.

Butch: (volviendo al bolso)   La trayectoria es lo importante. (Vuelve a la plataforma y mide con un nivelador. Hace algunos ajustes) Empezaremos de a poco. (Vuelve otra vez al bolso y esta vez saca...)
JR:       Oh, Señor. ¡Es fantástico!
Butch: (sonriendo satisfecho)           Lo hice yo mismo. (Trae un cohete hasta dónde yo estoy)

El cohete a escala tiene unos sesenta centímetros de longitud desde un puntiagudo extremo hasta el otro de forma acampanada, y, tiene tres secciones. Es blanco, con el logo de los Red Sox pintado en el lateral y tiene la punta fluorescente, sin duda para poder seguir su rastro e incrementar las posibilidades de recuperarlo en la oscuridad.

JR:       No sabía qué eras aficionado a estas cosas.
Butch: Acostumbraba a hacer modelos a escala cuando era pequeño. También aeroplanos y coches. El asunto es que a algunas personas les gusta leer, pero yo soy algo disléxico, así que nunca me sirvió de entretenimiento... me daba demasiado trabajo conseguir que las letras tuvieran sentido. Pero ¿los modelos? Son una forma de mantener mi cerebro despejado cuando estoy despierto. (Me dirige una sonrisa maliciosa). Además me proporciona la oportunidad de hacer algo con las manos, y tú sabes cuanto me gusta eso. (Lleva el cohete a la plataforma de lanzamiento y lo desliza hacia abajo sobre el eje vertical. Hace más ajustes). ¿Puedes alcanzarme los cables de encendido? ¿Los dos paquetes atados con cuerda?
JR: (yendo hacia el bolso de lona)          Santa... mierda. Tienes, como, tres más aquí dentro.
Butch: Me he estado manteniendo ocupado. Y aquí tienes, toma la linterna, probablemente la necesitaras. Le dije a V que apagara las luces de seguridad sensibles al movimiento en esta sección del terreno.
JR: (agarra la linterna de bolsillo que él le tira y encuentra los cables de encendido) ¿También quieres esa caja que tiene un interruptor?
Butch: Sí, pero déjalo allí. Vamos a querer estar a cierta distancia cuando los encendamos.
JR: (Le alcanza los cables y, cuando él alarga la mano para agarrarlos, nota el meñique de su mano derecha que está torcido) ¿Puedo preguntarte algo?
Butch: Demonios, sí. Ese es el objetivo de las entrevistas ¿no?
JR:       ¿Echas de menos alguna parte de tu antigua vida?
Butch: (Vacila brevemente al desenrollar los cables)        Mi respuesta automática sería que no. Quiero decir, es lo primero que viene a mi mente. (Reanuda el desenrollado de cables, luego saca el cohete de la plataforma y acopla los cables en un extremo). Y la pura verdad es que soy más feliz donde estoy ahora. Pero eso no quiere decir que no desearía poder hacer algunas de las cosas que solía hacer. Asistir a un partido de los Red Sox un sábado por la tarde. Con el sol en el rostro y una cerveza fría contra la palma. Era muy agradable.
JR:       ¿Qué hay de tu familia?
Butch: (se le tensa la voz)     No lo sé. Supongo que extraño a la próxima generación... como ser, no me molestaría ver cual es el aspecto de los niños de Joyce y qué camino seguirán. También el de los demás. Desearía poder ver a mi madre de vez en cuando... pero no quiero empeorar su demencia, y creo que mi visita no fue muy positiva. (Vuelve a deslizar el cohete sobre la base). Todavía sigo yendo a la tumba de Janie.
JR:       ¿De verdad?
Butch: Sip.
JR: (le doy tiempo para hablar. No lo hace)     ¿Te sorprendió acabar aquí? Quiero decir con los hermanos.
Butch: Pongamos cierta distancia entre nosotros y el chico volador, ¿te parece? (Mientras regresamos hacia el bolso de lona, va desenrollando los cables a lo largo del corto césped). ¿Si me sorprendió? Sí y no. Antes de conocer a los hermanos hubo un montón de mierda que me sorprendió en mi vida. ¿El hecho de que terminara siendo un vampiro? ¿Luchando contra los no muertos? De cierta forma, no es más sorprendente que el hecho de que consiguiera sobrevivir a toda la mierda autodestructiva a la que me sometí a mi mismo antes de conocer a alguno de ellos.
JR:       Eso puedo entenderlo. (Pausa). ¿Qué me dices de...?
Butch: Por el Oh-dios-como-le-pregunto-esto que percibo en el tono de tu voz ¿asumo que te refieres al Omega y su pequeño implante quirúrgico?
JR:       Bueno, sí.
Butch: (recolocándose la gorra de Miami Ink)      Esto va a sonar mal… pero de alguna forma, para mi, es como si tuviera un cáncer que no puede operarse. Todavía puedo sentir lo que puso en mi. Sé exactamente en que lugar de mi cuerpo está, y es algo perjudicial, algo malo. (Se pone la mano en el estómago). Me gustaría sacármelo, pero sé que si lo quitan, asumiendo que eso fuera posible, no podría hacer lo que hago. Así que... lo soporto.
JR:       ¿Los efectos secundarios se han vuelto más llevaderos? ¿Después de que inhalas un...?
Butch: (sacudiendo la cabeza)         No.
JR:       Entonces... aparte de eso... (cambiando de tema, porque es evidente que no se siente cómodo). ¿Qué ha sido lo que más te ha sorprendido desde que eres parte de sus vidas?
Butch: (arrodillándose junto a la caja de encendido)        Haces preguntas tan malditamente serias, mujer. (Me mira y sonríe). Pensé que esto iba a ser más divertido.
JR:       Lo siento, no quería hacerte sentir...
Butch: Está bien. Que te parece si disparamos un cohete o dos y luego volvemos al asunto de la inquisición. Te dejaré apretar el botttttóooooooon....

Cuando dice eso estoy bastante segura de que está subiendo y bajando las cejas en mi dirección, pero no puedo ver bajo la visera de la gorra de Miami Ink. Sonrío de todas formas porque... bueno, hay algunas cosas que no puedes evitar hacer.

Butch: Vamos, sabes que lo deseas.
JR: (arrodillándome)         ¿Qué debo hacer?
Butch: Esto funciona de esta manera... (Levanta la caja azul). Aquí dentro hay cuatro pilas doble-A. Giro la llave de encendido y esta luz (señala un brillante punto amarillo) nos indica que estamos listos. Retiramos la llave (la retira), y cuando tu presionas esto (señala el botón rojo) los cables llevan la señal hacia el sistema de ignición del cohete, y estamos hablando de una gran cantidad de zum-zum-zum. Que es por lo que tenemos cinco metros de cable entre nosotros y eso. ¿Estas lista? Ok. Empecemos la cuenta atrás. Tres...
JR: (cuando no continúa contando)       ¿Qué? ¿Algo va mal?
Butch: Se supone que tú dices dos.
JR:       ¡Oh! Lo siento. Dos.
Butch: No, tenemos que volver a empezar. Tres...
JR:       Dos...
Butch: Uno... ¡Fuego en el hoyo!

Aprieto el botttttóooooooon, y un momento después hay una chispa, un destello y un zumbido silbante, que parece un centenar de Alka-Seltzer en un vaso. El cohete se dispara hacia el cielo otoñal, dejando un rastro con forma de arco de luz y humo ondeando detrás de su brillante punta. El ángulo es perfecto, dirigiéndose con precisión al centro de la mansión. Su descenso es igual de suave, y a casi noventa metros del suelo se despliega el paracaídas. Observamos el cohete mientras desciende lentamente, sacudiéndose de lado a lado como la cola de un perro holgazán. Con las luces que salen de la biblioteca veo que aterriza en un lecho de rosas.

Butch: (en voz baja)  V.
JR:       ¿Disculpa?
Butch: Me preguntas que me sorprendió más, y fue él. (Saca otro cohete del bolso de lona. Este es mucho más largo y tiene la etiqueta de Lagavulin reproducida en el lateral). Bien, este chico malo tiene una carga explosiva extra dentro. Subirá casi dos veces más alto que el primero, que es por lo cual traje esto. (Saca unos binoculares). Mi vista y mi visión nocturna son mucho mejores que cuando era humano, pero ni de lejos es tan buena como la que tienen los hermanos, así que necesito estos. Me gusta ver como se despliega el paracaídas.
JR: (desesperada por pedirle que se explique sobre V, pero respetando su distancia)           ¿Cuánto tiempo te lleva construirlos?
Butch: Cerca de una semana. Phury pinta el exterior. (Va hacia la plataforma de lanzamiento y coloca el cohete. Cuando vuelve, señala la caja de encendido con la cabeza). Las damas deberían hacer los honores, ¿no te parece?

Hacemos la cuenta atrás y esta vez estamos coordinados. Mientras nos ponemos de pie y observamos al cohete alzarse hacia los cielos, puedo sentir que está a punto de decir algo.

Butch: Estoy enamorado de Marissa. Pero sin V estaría muerto y no solo por todo el rollo de la inhalación.
JR: (Mirándole)       ¿Y eso es lo que te sorprende más?
Butch: (enfoca los binoculares en el cohete)           El asunto es así, ¿la relación con V? No encaja en ningún molde definido, y no tiene por qué... aunque algunas veces desearía que lo hiciera. Siento que sería mas ligera y menos importante si solo se tratara de una relación de buenos amigos o hermanos o alguna mierda de esas. Ya es bastante difícil ser terriblemente vulnerable con una persona, como tu esposa. Pero tener a este otro tipo caminando por el mundo, golpeando y estrellándose contra lessers... Sabes, me preocupa perder a cualquiera de ellos dos, y lo odio. Cuando algunas veces, V sale por su cuenta y no puedo estar con él, compruebo el teléfono constantemente hasta que vuelve a casa a salvo. Ha habido noches en las que Jane y yo nos hemos sentado juntos en el sofá que hay en el Pit y nos quedamos mirando fijamente al frente. (Hace una pausa). A decir verdad, es un dolor en el culo. Pero los necesito a los dos para ser feliz.

Butch regresa, toma otro cohete, y me explica los detalles de su construcción. Este es casi del mismo tamaño que el Lag y está pintado de negro con bandas plateadas. Comenzamos a hacer los preparativos para lanzarlo, y él se muestra divertido, encantador e irreverente, y te es difícil imaginar que tan solo unos minutos antes él ha estado hablando de algo tan profundamente personal. Asumo que la conversación seria ha terminado por esta noche, sin embargo cuando lanzamos el numero tres, él vuelve al tema de Vishous... como si la llameante subida del cohete y la caída en paracaídas creara una zona especial para hablar.

Butch: No es un horripilante asunto de incesto, por cierto.
JR: (con los ojos como platos)      ¿Disculpa?
Butch: Que V y yo estemos unidos, quiero decir, nosotros ya estábamos muy unidos mucho antes de que el Omega... ya sabes, me hiciera esa mierda. Claro que Vishous es hijo de la Virgen Escriba y yo soy... lo que soy gracias a su hermano, pero no hay nada sórdido en esto.
JR:       Nunca lo pensé.
Butch: Bien. Y posdata. Me gusta mucho la doctora Jane. Ella es una autentica pateaculos, única. Joder... (ladra una risa), le entregaría su propia cabeza en una bandeja si debe hacerlo. Observarlo es condenadamente divertido... aunque la mayor parte del tiempo él se comporta bien en su presencia, lo que es decepcionante.
JR:       ¿Y Marissa? ¿Cómo tomó el tema de tener otro compañero de habitación?
Butch: Jane y ella se llevan de maravillas y Jane ha sido de gran ayuda. Ahora hace los reconocimientos en Lugar Seguro. Es mucho mejor que una mujer médico haga los exámenes. Las enfermeras que Havers enviaba eran bastante agradables... pero con Jane es más fácil, y ella tiene más formación médica.
JR:       ¿Marissa y Havers han tenido mucho contacto?
Butch: No hay razón para ello. Él es solo otro médico (me mira). La familia es la que formas, no con quien fuiste criado. (Se gira hacia el bolso de lona)

Butch prepara el último cohete, y de todos ellos, éste es mi favorito. Es el más grande y tiene el uniforme de los Sox de Davis Ortiz y las palabras Big Papi pintadas en el lateral. Hacemos la cuenta atrás y presiono el botón... y se oye el zumbido y el silbido mientras la construcción de Butch se eleva ondulando hacia el cielo. Observando el resplandor de la punta que sube, noto que este va realmente alto. En su vértice se convierte en la única estrella en el nublado cielo nocturno.

Butch: (suavemente) Precioso, ¿verdad?
JR:       Adorable.
Butch: ¿Sabes por qué los construí?
JR:       ¿Por qué?
Butch: Me gusta verlos volar.

Permanecemos uno al lado del otro mientras se abre el paracaídas y el cohete planea a la deriva hacia la tierra y al jardín de rosas. Mientras flota hacia abajo, oscilando suavemente de lado a lado, el resplandor de su punta nos indica su localización respecto de la casa... y de repente, sin preguntar, sé la razón por la que le gusta lanzarlos hacia la mansión. Con todas las luces de seguridad que hay, podría encontrarlos fácilmente en cualquier lugar del terreno. Pero a Butch le gusta el hogar... y quiere enviar esos modelos en los que pasa horas trabajando hacia el lugar que él ama y en el cual necesita estar. Después de haber estado sin una familia ni un lugar en el mundo durante tanto tiempo, ahora tiene su paracaídas, su lento y cómodo paseo tras el devastador y meteórico ascenso... y son las personas que viven en esa mansión.

Butch: (sonriéndome)           Maldición desearía que tuviéramos otro, ¿tu no?
JR: (queriendo abrazarlo) Totalmente, Butch. Lo deseo totalmente.


Amante Confeso

Los personajes
Butch O’Neal
Marissa
Vishous
La Virgen Escriba
El Omega
El señor X
Van Dean
Wrath y Beth
Zsadist
Rehvenge
John Matthew
Blaylock
Qhuinn
Xhex
Lash
Ibex, el padre de Lash y leahdyre de la glymera
Havers
José de la Cruz
Madre e hija
Joyce (O’Neal) y Mike Rafferty
Odell O’Neal

Lugares de interés (todos en Caldwell, Nueva York, a no ser que se especifique lo contrario):
La mansión de la Hermandad (localización no revelada)
La Tumba, en la propiedad de la mansión
La clínica de Havers, ( localización no revelada)
Centro de entrenamiento de la Hermandad, en la propiedad de la mansión
ZeroSum (esquina de la calle Trade y la Décima)
El Commodore, local de gran lujo
El dormitorio de Blaylock
La casa de Ibex y Lash
Lugar Seguro ( localización no revelada)

Resumen
Butch O’Neal encuentra su verdadero destino como vampiro y hermano al mismo tiempo que se enamora de Marissa, una bella aristócrata.

Frase inicial:   ¿Qué pensarías si te dijera que tuve una fantasía?
Frase final:     El mayor soporte de la vida.
Publicado:      Marzo del 2007
Páginas:         410
Palabras:        148.271
Primer borrador:       Marzo del 2006 —Septiembre del 2006


Comentarios de la profesión

Butch O’Neal me tuvo desde el momento en que lo vi por primera vez en Amante Oscuro, cuando estaba investigando el escenario de la bomba de Darius. Esta descripción de él es desde el punto de vista de Beth y lo que me gusta tanto de él es como forcejea con el chicle:

—Y bien, Randall, ¿qué te trae por aquí? —Se llevó un trozo de chicle a la boca y arrugó el papel formando una bolita. Su mandíbula se puso a trabajar como si estuviera frustrado; no masticaba, machacaba.
—Amante Oscuro, Capítulo 4

La agresividad de Butch era palpable, y en mi opinión eso es ardiente. Y mi atracción por él se intensifica cuando arresta a Billy Riddle, el tipo joven que ataca a Beth cuando regresaba a casa desde el trabajo. Aquí Billy, que sostiene que Beth «lo deseaba», es puesto boca abajo sobre el suelo de su habitación de hospital, y Butch está leyéndole al chico los derechos Miranda  mientras lo esposa:

—¿Sabe quién es mi padre? —gritó Billy como si hubiera conseguido tomar aire durante un segundo—. ¡Él hará que le quiten la placa!
—Si no puedes pagarlo, se te proporcionará uno. ¿Entiendes los derechos que te he indicado?
—¡Váyase a la mierda!
Butch le puso la mano en la nuca y presionó su nariz rota contra el linóleo.
—¿Entiendes los derechos que te he indicado?
 Billy gimió y asintió con la cabeza, dejando una mancha de sangre fresca sobre el suelo.
—Bien. Ahora vamos a hacer el papeleo. Detestaría no seguir el procedimiento policial apropiado.
—Amante Oscuro, Capítulo 5

Butch O’Neal es absolutamente mi tipo de hombre… un tipo duro y renegado, que, aunque no siempre sigue las reglas, tiene su propio código de honor.
Además también es un fan de los Red Sox, así que ya ves.
En los libros de la Hermandad los héroes no son perfectos, ni mucho menos. Por ejemplo, Wrath casi mata a Butch en Amante Oscuro, y Rhage tiene una adicción sexual y Zsadist era un misógino sociópata antes de conocer a Bella, y Phury tiene un problema con las drogas. No obstante, el asunto es, que aparte de esos fallos también tienen cualidades heroicas, y eso es lo que los hace atractivos.
Yo creo machos alfa. Siempre lo hice. Sin embargo los hermanos, son machos ALFA, si eso tiene sentido. Quizás parte de esto se deba a que yo me haya puesto en contacto con la regla dos (Escribe en voz alta) de forme que todo lo que hay en los libros de la HDN es llevado tan lejos como pueda ir, incluyendo los héroes y sus actos. Pero en mayor medida es la dorada regla número ocho (Escucha a tus Rice Krispies). En mi mente los hermanos son lo mejor de lo mejor, hiper agresivos, y, en mi opinión completamente fascinantes.
Butch encaja perfectamente con los otros héroes de esta serie: tiene un horrible pasado que ha determinado su forma de ser, así como también un complejo entretejido de defectos y virtudes. Con respecto a sus primeros años, algunos detalles salen a la luz en la escena donde finalmente le cuenta a Marissa algo sobre sus orígenes (AD, Capítulo 34). Todo el tiempo ha resultado obvio que él se está dirigiendo hacia la autodestrucción a causa del rapto y asesinato de su hermana y que como policía ha sido afilado como una navaja debido a lo que siente que es su culpabilidad en ese crimen. Cuando le habla a Marissa sobre su consumo de drogas, la violencia que ha habido en su vida y el hecho de que siempre se ha sentido alejado de todos los que le rodean, pone en evidencia cuán importantes son los hermanos y su mundo para él como persona… la mansión es el único lugar en el que se ha sentido cómodo, y no quiere estar en los limites del mundo de la Hermandad como un extraño. (Cuando piensas en John o en Beth, ves que Butch es muy parecido a ellos en este aspecto. Los tres siempre han tenido la sensación de que había algo que los separaba de los humanos que los rodeaban, pero eran incapaces de ver el por qué de ello)
Desde el punto de vista del personaje, era consciente de que para Butch la necesidad de pertenecer y de serle fiel a un yo interior que solo podía sospechar que existía, eran aspectos clave de su carácter. Y desde la perspectiva de la historia, sabía dos cosas con respecto a él: iba a terminar con Marissa y su destino y el de V estaban inextricablemente entrelazados. En mi mente, Marissa era la perfecta heroína para él, refinada, elegante, increíblemente hermosa… alguien a quien podía poner en un pedestal para adorar y venerar. En cuanto a él y V... bien hablaré más de eso mas adelante.
Como mencioné antes la historia de amor de Butch y Marissa originalmente iba a ser una trama secundaria muy importante en Amante Eterno, pero demandaron tanta atención que eliminé sus escenas y las puse a un lado. Cuando terminé el borrador de Amante Despierto, mi editora y yo discutimos acerca de cuál sería el siguiente libro, yo quería hacer el de Butch, pero a ella le parecía que era mejor continuar con los hermanos que eran vampiros, y yo estuve de acuerdo… lo que significaba que el siguiente en la lista era Vishous (porque a esa altura Tohr se había ido, John Matthew no había pasado por su transición, y Phury no podía tener su libro antes de que Bella hubiera dado a luz.)
El problema fue, que cuando comencé el esbozo de V, me di cuenta de algo que había sabido desde Amante Oscuro. No había forma de que pudiera hacer el libro de Vishous antes del de Butch. La relación de V con el poli, y los sentimientos que siente por el humano, fueron los que lo prepararon emocionalmente para que pudiera enamorarse. Además, para que pudiera ser vulnerable ante alguien más, debía aprender a aceptar sus sentimientos por Butch y no podía ver que todo aquello fuera a ocurrir en un libro por un par de razones. Primero, intento mostrar tanto como puedo (en vez de narrar)… así que el libro de V habría estado lleno de escenas entre él y Butch, especialmente al principio… algo que hubiera resultado peligroso porque esa clase de argumento corre el riesgo de estar seriamente desequilibrado (es decir toneladas de escenas de Butch/V, V/Butch, Vishous y Butch... para luego cambiar de repente a escenas de hembra/Vishous, Vishous/hembra, Vishous y hembra). Además, con Butch disponible románticamente, Vishous no sería capaz de dejarlo ir lo suficiente como para enamorarse de otra persona… para vincular verdaderamente a V con su heroína, Butch debía estar felizmente comprometido con Marissa.
Sin embargo, intenté escribir a V. Hice mi mejor intento.
El bosquejo no funcionó.
Después de golpearme la cabeza contra la pared durante un par de semanas, seguí la regla número ocho (Rice Krispies) y llamé a mi editora en un clásico estilo Houston-tenemos-un-problema. Cuando le expliqué a ella cuales eran los problemas, lo entendió y estuvo de acuerdo. La cual es solo una del billón de razones por las que la adoro: Ella entiende lo que sucede entre los hermanos y yo.
De manera que Butch era el siguiente. Y, muchacho, hablando de catalizadores.
Cuando comencé a delinearlo, no tenía ni idea de la existencia de la Profecía del Destructor o del papel transformador que el poli iba a jugar en la guerra contra la Sociedad Lessening. Pensé que la idea clave iba a tratar sobre la regresión ancestral y el hecho de que a Butch le iban a imponer el cambio.
Ah... no.
Después de tomar las escenas que ya había escrito referentes a Marissa y él enamorándose, y después de haber esbozado las otras cosas que veía en mi mente, me quedó claro que faltaba algo. El libro simplemente no era tan grande como sentía que debía ser.
Le di vueltas al asunto. Me preocupé. Le di más vueltas... y entonces obtuve la imagen del Omega amputándose el dedo y metiéndolo en el abdomen de Butch.
En realidad, obtuve ambos, la imagen y el sonido parecido al crujido de una zanahoria cuando el Omega practicó el juego de cuchillo sobre si mismo.
Puaj.
Una vez que conecté con aquello, todas las escenas comenzaron a martillear dentro de mi mente. Mientras continuaba con la historia, era fascinante ver como las escenas originales del libro cambiaban. Por ejemplo, yo sabía que Butch iba a ser secuestrado por los lessers, y lo había visto reuniéndose con Marissa en la clínica, pero repentinamente él estaba en cuarentena y las consecuencias eran mucho, mucho más funestas. Así que no había tremendos cambios en cuanto a contenido, en si, sino que más bien en las implicaciones y el alcance dentro del mundo.
El gran tema para el libro es la transformación, y respecto a Butch, amo las trayectorias paralelas en su historia. Tanto el bien como el mal lo transforman… primero cuando se lo impone el Omega, y luego cuando le desencadenan el cambio a la fuerza y se manifiesta su naturaleza vampírica. Es como si la Sociedad Lessening y la Hermandad estuvieran luchando por el control de su destino y de su alma, y no queda inmediatamente claro quien gana. Por un momento después de que Butch deja la cuarentena, ni él ni los hermanos están seguros de si ha sido o no convertido en un lesser o que está haciendo exactamente cuando inhala un asesino.
Lo que más me gusta acerca del destino de Butch en relación al mundo es que resulta ser un jugador significativo en la guerra, probablemente volviendo las tablas contra el Omega porque él pone en peligro al mal directamente. Los hermanos han estado exterminando lessers durante siglos, pero en definitiva Butch está haciendo mermar el ser finito del Omega cada vez que se encarga del asunto. Creo que es un gran final para el poli. Le da un lugar donde, aunque no es puramente del linaje de la Hermandad, es un participante que está en igualdad de condiciones en la lucha para proteger la especie.
Y Butch no es el único que cambia. También Marissa se transforma de una hembra enclaustrada de la glymera a alguien que tiene su propia vida.
Creo, que de todas las mujeres, probablemente Marissa es la que más se corresponde conmigo personalmente, porque yo también provengo de un ambiente conservador y de determinada categoría social y he tenido que romper unos cuantos moldes y expectativas para poder ser quien realmente soy. Su escena al principio de Amante Descubierto (la que comienza a mitad del Capítulo 1), donde está teniendo un ataque de pánico en el baño durante la fiesta de su hermano, muestra claramente el precio que ha debido pagar por haber vivido su vida dentro de la glymera. Ha modificado tanto de si misma y soportado cargas para las cuales no se ofreció durante tanto tiempo, que está acercándose a su punto de ruptura.
 Me han preguntado un montón de veces si hay una parte de mi en los libros y si tomo a gente que conozco y la pongo en los libros. Para ambas preguntas la respuesta es no. Soy muy reservada, y mantengo estrictamente separada mi vida personal de mi vida de escritora, y además, odiaría pensar que alguno de mis amigos o familiares se siente usado. Después de haber aclarado este punto, en los libros definitivamente hay cosas con las que he tenido experiencia propia. Por ejemplo, como una persona que ha sufrido ataques de pánico, el episodio de Marissa en el baño en realidad concuerda con experiencias mías. No agregué la escena para revelar algo sobre mi misma, pero me hace sentir una empatía con mi heroína en la misma forma en que la puedes sentir cuando hablas con una persona que ha pasado por algo similar a lo que tú estás pasando.
En cuanto a Marissa, el verdadero punto de inflexión como individuo le llega cuando quema todas sus ropas en el jardín trasero. Creo que esta fue una gran forma de marcar simbólicamente su ruptura con la tradición:

Le tomo unos buenos veinte minutos arrastrar todos y cada uno de los trajes al patio trasero, tuvo mucho cuidado de incluir los corsés y los chales. Cuando hubo terminado, sus ropas lucían fantasmales bajo la luz de la luna, trasformadas en sombras de una vida a la que nunca regresaría, una vida de privilegios… restricciones… y doradas degradaciones.
Sacó una faja del montón y regresó al garaje, con la tira de satén rosa pálido en la mano. Recogió el contenedor de gasolina y tomó la caja de cerillas sin vacilar, caminó hacia aquel remolino inapreciable de satén y seda y lo empapó con el claro y dulce combustible y mientras sacaba la cerilla se colocó contra el viento.
Prendió fuego a la faja y la arrojo allí.
La explosión fue más fuerte de lo que esperaba, lanzándola de espaldas, chamuscándole la cara, envolviéndola en una gran bola de fuego.
Mientras las llamas naranjas y el humo negro se alzaban, le grito al infierno.
—Amante Confeso, Capítulo 28

Tengo una imagen bien definida de ese fuego, con ella corriendo alrededor de esos vestidos ardiendo, gritando… fue una perfecta representación temporal de la mierda interna que estaba aguantando, una forma de borrar el pasado para prepararse para seguir adelante.
Y joder, ella definitivamente consigue salirse con la suya. Una de mis escenas favoritas de toda la serie es cuando Marissa le baja los humos a su hermano y a todo el Consejo de Princeps durante la sesión para el voto de la sehclusion obligatoria para todas las hembras no emparejadas de la aristocracia (al final del Capítulo 45). Poniéndose de pie, ella impone su estatus como cabeza de su linaje, porque es mayor que Havers, y vota no, poniendo fin a la discusión y a la restricción. Para ella fue una inversión absoluta de papeles desde donde había estado en aquel baño, y el ahora dónde ya no estaba más bajo el control de la glymera, pero imponiendo su control sobre ellos.
También me gusta donde acaba. Está perfectamente capacitada para dirigir Lugar Seguro y de esa forma está haciendo una contribución real a la raza. Además es agradable que tras años de conflictos, Wrath y ella lleguen a trabajar juntos… porque eso le da a él una oportunidad de probarle una y otra vez que realmente la respeta.
En una nota al margen, en lo que respecta a las hembras de la serie, es un hecho significativo que hacia el final de Amante Descubierto, todas las shellans se reúnan en la oficina de Marissa y que Beth reparta las pequeñas estatuillas de los búhos. Muestra un aspecto de las shellans que yo todavía no había sido capaz de añadir a un libro… concretamente que ellas están, al igual que los hermanos, ligadas unas a otras de una forma especial.
Volviendo a Butch. Al final del libro, cuando está siendo introducido en la Hermandad, queda claro que no está completo, ni siquiera con el nuevo papel que tiene en el mundo:

Wrath se aclaró la garganta, pero aún así, la voz del rey sonó ligeramente ronca.
—Eres el primer reclutado en setenta y cinco años. Y tú… eres digno de la sangre que tú y yo compartimos, Butch de mi propia línea de sangre.
Butch dejó que la cabeza le cayera floja sobre los hombros y lloró abiertamente… pero no de felicidad como seguramente asumían ellos.
Lloró por el vacío que sentía.
Porque por más maravilloso que fuera todo eso, a él le parecía vacío.
Sin su compañera para compartir la vida, no era sino una pantalla por la que pasaban eventos y circunstancias. Ni siquiera estaba vacío, porque ni siquiera servía de recipiente para contener el más leve de los aires.
Vivía, sin embargo no estaba realmente vivo.
—Amante Confeso, Capítulo 49.

Sin Marissa él es menos que nada, y eso es verdad para todos los hermanos. Una vez que se han vinculado, están completos, y cortar esa relación conduce a una ruptura que es irreparable (en este momento estoy pensando en Tohr). Afortunadamente para Butch, Marissa y él lo resuelven todo y al final se reconcilian.
Hablando de uniones... hablemos de sexo. Butch me hizo sonrojar. Muchísimo.
Quizás era porque, de todos los hermanos, él era el que tendía a hablar muchísimo cuando estaba haciendo el amor. O quizá fuera la forma en la que se ocupó de Marissa y su virginidad. O quizá fuera simplemente, hablando con bastante franqueza, que es monstruosamente sensual. Sea cual sea la razón, de toda la serie hasta ahora, creo que este es el libro más ardiente del grupo.
Así que tiene sentido que haya cubierto todo el tema sexual cuando lo analizaba.
De vez en cuando en las entrevistas me han preguntado como me siento al escribir libros «calientes», y si lo hago para satisfacer las demandas del mercado que cada vez piden más y más contenido erótico. Ciertamente, en los últimos cinco años, las novelas románticas se han estado poniendo más y más sexuales, y el mercado erótico ha crecido substancialmente. Cuando yo comencé a escribir sobre los hermanos, muchos de los ahora populares cibercafés estaban empezando a cobrar ímpetu, y pronto a raíz de eso una cantidad de establecimientos de Nueva York también desarrollaron líneas más eróticas. El mercado estaba en transición... lo que para mí fue algo afortunado.
Desde el comienzo, supe que los hermanos iban a ser más explícitos sexualmente que mis novelas románticas contemporáneas previas. Y era consciente de que la serie iba a llevar a los lectores en direcciones que mis otras series no (por ejemplo, la adicción al sexo de Rhage, la disfunción sexual de Z, las predilecciones de V). Luego de haber aclarado esto, quiero decir que no tenía como objetivo específico el mercado erótico. Los hermanos simplemente son muy sexuales, y las escenas que veo de ellos con sus hembras son ardientes. De acuerdo con la regla número ocho (sí, los Rice Krisppies otra vez), escribo lo que veo en mi mente. ¿Alguna vez pienso OMG, no puedo creer que haya escrito eso? ¡Sí! Pero el asunto es que las escenas de sexo siempre son el anticipo de una emoción imperativa, y ese es el motivo por el cual, a pesar de lo gráficas que llegan a ser, no siento que sean gratuitas.
Toma, por ejemplo, a Rhage siendo encadenado a la cama... o cuando Z sirve a Bella en su necesidad... o Butch y Marissa en el asiento trasero del Escalade cuando finalmente ella se alimenta de él. Todas esas escenas son altamente eróticas, pero la dinámica dentro de las relaciones cambia después de eso, ya sea para bien o para mal. Creo que tal vez haya una diferencia entre el romance y lo estrictamente erótico. Con el romance, el sexo influye en los lazos afectivos de los personajes e impulsa esas relaciones para que continúen. Cuando se trata de estrictamente eróticas, el acto sexual o la exploración sexual es el foco en si mismo.
¿Si pienso que el mercado seguirá tan erótico como está? No me sorprendería si lo hiciera.
Predecir es un deporte peligroso, pero parece haber un ininterrumpido apetito por libros con escenas ardientes. Estoy bastante segura de que los subgéneros continuaran alzándose y cayendo en cuanto a la relativa popularidad, y que llegaran algunos nuevos, que ni siquiera podemos comenzar a adivinar. Pero creo que la tendencia global de la sexualidad probablemente continúe donde está.
Y hablando de sexualidad... una reflexión ahora sobre Butch y V.
Por dónde empezar.
La primera disposición que tuve de que iba a haber un componente sexual en su relación fue en Amante Oscuro, cuando los dos pasan el día juntos en la habitación de invitados de la casa de Darius. Había algo tan íntimo sobre el par yaciendo en aquellas camas, bebiendo, hablando. Y luego se mudaron al Pit juntos y se volvieron inseparables. Para ser honesta, tenía claro desde el principio lo que V sentía por Butch, y también era consciente de que Butch no tenía ni idea de lo que pasaba... pero le di la espalda a la disposición, guardándomela para mi misma. No estaba segura de cómo manejarlo. O de cómo se sentirían los lectores al respecto.
A veces hago eso. Tengo argumentos completos que ocurren en el mundo y que no incluyo en los libros y los dejo fuera por una variedad de razones. La mayor parte de las veces tiene que ver con el enfoque de la historia central y problemas de extensión del libro. Por ejemplo, la historia corta sobre Z, Bella y Nalla que sale en esta Guía para Entendidos ha estado en mi mente durante dieciocho meses, pero no había ningún sitio en los libros donde pudiera incluirla.
Sin embargo hay algunas veces, en las que dejo fuera tramas porque no estoy segura de cómo tratar con ellas. Mientras escribía los tres primeros libros, tenía muchas escenas entre Butch y V, tanto en la página como en mi cabeza, y ellos me fascinaban. Todo el tiempo, estaba como...
De acuerdo, ¿cuándo se va a dar cuenta Butch de lo que le esta sucediendo a su compañero de habitación, y cual va a ser su reacción ante lo que V siente por él?
Mientras seguía martilleando las teclas, la pregunta en mi mente era ¿vierto la dinámica en la página? Y si lo hago ¿cuándo?... Al final decidí pegar el salto. Pensé que ya había pasado de puntillas por las aguas peligrosas en el curso de los tres primeros libros, y habían salido bien... pero lo que era aún más importante, la historia merecía esa clase de honestidad.
Amante Confeso era la elección lógica en términos de ritmo.
Cuando Butch es secuestrado al principio de su libro, el firme propósito con que V aborda el rescate es reminiscencia de la forma en que Z va tras Bella en Amante Despierto. No obstante, el problema era, que la obsesión podía haber sido explicada porque él y el poli eran muy buenos amigos. Sabía que tenía que dejar claro que por el lado de V, las cosas iban más allá de la amistad y la escena donde va a ver a Butch cuando está en cuarentena para curarlo, y pilla a Butch y a Marissa juntos, fue en la que expuse ante los lectores los sentimientos desde el PDV de V:

Butch cambió de posición y rodó sobre Marissa, haciendo un movimiento para montarla. Al hacerlo, la bata de hospital se abrió, las costuras se rasgaron revelando su fuerte espalda y la poderosa parte inferior de su cuerpo. El tatuaje en la base de su columna se flexionó cuando empujó las caderas entre sus faldas, intentando llegar a casa. Y mientras frotaba contra ella lo que sin duda era una erección dura como una roca, las manos largas y elegantes de Marissa serpentearon alrededor y se clavaron en su trasero desnudo.
Cuando lo marcó con las uñas, la cabeza de Butch se elevó, sin duda dejando escapar un gemido.
Jesús, V incluso podía oír el sonido... Sí… podía oírlo. Y desde ninguna parte un sentimiento de anhelo parpadeó en su interior. Mierda. ¿Qué es lo que quería exactamente de esa escena?
—Amante Confeso, Capítulo 11

Por la descripción está bastante claro qué (o a quién) quería… y no era a Marissa. Tengo que admitir que estaba un poco inquieta. Anteriormente había insinuado algo del «interés poco convencional» de V pero siempre lo había relacionado con el asunto del BDSM , no con el hecho de que también había estado con machos. Y aquí estaba él, un héroe principal de la serie... que se siente atraído hacía otro héroe principal.
Butch no es bisexual. Nunca ha estado con otro hombre. Él es, si me viera obligada a definirlo, un V-sexual, si los hubiera. Hay algo acerca de su relación con Vishous que cruza la línea por ambas partes, y para crédito del poli, él no escapa ni alucina. Él está con Marissa, y está comprometido con ella, y el asunto con V no ha puesto a nadie incomodo porque se respetan los limites.
Tengo que decir, que creo que la escena de la iniciación de Butch en la Hermandad, cuando V lo muerde, es alucinantemente erótica.

Sin pensar, Butch inclinó la barbilla hacia arriba, conciente de que se estaba ofreciendo a si mismo, conciente de que el… ¡oh!, mierda. Detuvo sus pensamientos, verdaderamente extrañado por la sensación que lo asaltó salida de sólo Dios sabía donde.
A cámara lenta la oscura cabeza de Vishous descendió y sintió un sedoso roce cuando la perilla se movió contra la garganta de Butch. Con exquisita precisión, los colmillos de V presionaron contra la vena que provenía de corazón de Butch, luego lentamente, inexorablemente, atravesaron la piel. Sus pechos se fusionaron.
Butch cerró los ojos y absorbió la sensación de todo ello, la calidez de sus cuerpos tan juntos, la manera en que el cabello de V se sentía tan suave contra su barbilla, el movimiento de un poderoso brazo masculino mientras se deslizaba alrededor de su cintura. Con voluntad propia, las manos de Butch soltaron las clavijas y fueron a descansar sobre las caderas de V, apretando esa dura carne, uniéndolos desde la cabeza a los pies. Un temblor recorrió a uno de ellos. O quizás… mierda, fue más bien como si los dos temblaran.
Y entonces estuvo hecho. Terminado. Nunca volvería a pasar.
—Amante Confeso, Capítulo 48

Como he dicho, no estaba segura de cómo iban a tomar los lectores todo el asunto de V/Butch, y después de que el libro saliera yo me quedé sorprendida. ¡La inmensa mayoría, de la gente quería más de los dos! El hecho de que los lectores en su conjunto fueran tan increíblemente comprensivos es un testimonio de que tienen una mente abierta y me siento muy agradecida por eso. También estoy agradecida por pioneras tales como Suzanne Brockmann, quien, con su personaje de Jules Cassidy, preparó el terreno para que machos como Blay también puedan tener su final feliz, y los hermanos como V sean aceptados solo por lo que son.
Y ahora un par de reflexiones al azar sobre Amante Descubierto...
Butch no solo me hizo enrojecer; tuve mi primer caso de bloqueo de escritor con él.
Aunque no fue porque él se desnudara todo el tiempo.
Con cada titulo sucesivo los libros estaban haciéndose más largos, y yo estaba empezando a preocuparme. ¿Y si esa tendencia continuaba? Estaría entregando mamotretos. El asunto parecía ser que el mundo había empezado a desarrollar su propio argumento (algo que resultó particularmente cierto con la historia de Butch) de manera que los acontecimientos ya no trataban solo sobre los héroes y heroínas.
Para mí como autora, el hecho de tener la libertad para explorar los detalles del Omega y la Virgen Escriba y la guerra con la Sociedad Lessening es parte de lo que me gusta de la serie. Más grande, no obstante, no necesariamente significa mejor. Durante el proceso de revisión, mi editora y yo siempre comprobamos el ritmo para asegurarnos de que no hay rellenos en las páginas. Es gratificante cuando no encontramos nada... pero también es desalentador cuando ves esos pequeños números en las esquinas superiores subiendo más y más.
De cualquier forma, cuando empecé a bosquejar Amante Descubierto, decidí que iba a ser «lista» dada la complejidad de todas las intrigas. Decidí que iba a fusionar un grupo de escenas previas para ahorrar espacio en las páginas.
Correcto.
Seguro, esto tiene sentido en un aspecto práctico, pero a los hermanos no les gustó para nada. Mientras yo intentaba reconstruir las escenas del principio, metiéndolas todas juntas, las voces de mi cabeza se callaron. Fue algo de lo más espeluznante. Todo se quedó mortalmente silencioso, y me enfrenté al que siempre había sido el mayor de mis miedos: porque no tenía idea de donde me venían las ideas ni de cómo hacía lo que hacía ni de por qué ciertas cosas pasaban en el mundo, siempre tengo miedo que los hermanos empaquen sus ropas de cuero y sus dagas y me dejen sin nada.
Cuatro días. La zona muerta duró cuatro días. Y porque puedo llegar a ser muy dura de mollera, no estuvo inmediatamente claro para mí dónde radicaba el problema. Finalmente, después de casi volverme medio psicótica por el silencio, caí en la cuenta... Eh, ¿no te parece que estás intentando darles demasiadas vueltas a esas páginas para ahorrar en el número de páginas?
Tan pronto como dejé de preocuparme por la extensión todo fluyó de nuevo y los hermanos volvieron. ¿Cuál sería el mensaje principal? La vieja y querida regla numero ocho triunfa sobre cualquier otra preocupación que pudiera tener. Cada historia exige cosas diferentes, ya sea ritmo, descripciones o diálogos... o numero de páginas. Lo mejor que puedes hacer es permanecer fiel a lo que ves. No estoy diciendo que debes ser inflexible durante las revisiones. Nada de eso. Pero si ser brutalmente honesta en el primer borrador... luego, más tarde, puedes preocuparte por suprimir cosas.
Cambiando de tema... un montón de gente me ha preguntado qué pasa con el padre de Butch. Específicamente, quieren saber si más tarde jugará un papel en la serie. La respuesta es: no lo sé. Puedo ver un camino dónde podría haber algunos lazos familiares muy interesantes, pero se trata de una situación de esperar y ver. Sin embargo estoy bastante segura de una cosa: el padre de Butch tiene que ser un mestizo. Y, una de dos, el macho ha pasado por la transición, y sigue siendo capaz de resistir la luz del sol como Beth, o el cambio no le ha golpeado y anda por el mundo como un humano agresivo.
La otra pregunta que siempre me hacen sobre los orígenes de Butch tiene que ver con el resto de su familia y sobre si alguna vez se reunirá con ellos. Esta respuesta sí la sé y es no. Él se despidió de su madre, y sus hermanos y hermanas lo han excluido durante años. A la única persona de su antigua vida que hecha de menos es a José de la Cruz... aunque algo me dice que esos dos no han terminado todavía.
Finalmente, de todos los libros, los lectores varones tienden a apreciar más el de Butch, y eso no me sorprende. Tiene un montón de buenas escenas de lucha, y la descripción del mundo es más extensa que en algunas de las otras historias, donde el romance ocupa más espacio. Y algunos de los chicos han comentado que adoran la idea de que haya una gran fuerza dentro de ellos, una que sacude al mundo y los pone en una posición de poder, y al ser capaz de ajustar cuentas con el Omega, Butch ciertamente la tiene.
Además, piensan que Marissa es sensual.
Entonces esa es mi opinión sobre Butch. Ahora... a por V.
«Suspiro»

No hay comentarios: