jueves, 26 de mayo de 2011

GUIA DE LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA/Los Dossieres de la hermandad Wrath

Los Dossieres de la hermandad

Su Alteza Real Wrath, hijo de Wrath


Bienvenido al maravilloso mundo de los celos. Por el precio de su entrada, obtiene un maldito dolor de cabeza, un deseo casi irresistible de cometer un homicidio. Y un complejo de inferioridad. Yupi.
—Amante Oscuro, Capítulo 13


Edad:             343
Ingresó en la Hermandad: Esa es una larga historia...
Estatura: 2.10 metros
Peso:  123.70 kilos
Color del cabello: Negro, lacio, largo hasta la parte baja de la espalda
Color de ojos: Verde pálido
Marcas físicas identificativas:     Tatuajes en ambos antebrazos detallando el linaje real; cicatriz de la Hermandad en el pectoral izquierdo; nombre ELIZABETH grabado en la piel a lo largo de la parte superior de la espalda y los hombros en la Antigua Lengua
Nota:  La vista es su punto débil... ojos hipersensibles a la luz, probablemente debido a su linaje puro. Lleva gafas de sol todo el tiempo
Arma preferida:      Hira shuriken (estrellas arrojadizas de artes marciales)
Descripción: Wrath medía un metro noventa y cinco de puro terror vestido de cuero. Su cabello, largo y negro, caía directamente desde un mechón en forma de V que tenía sobre la frente. Unas gafas de sol envolventes ocultaban sus ojos, que nadie había visto jamás. Sus hombros tenían el doble de tamaño que los de la mayoría de los machos. Con un rostro tan aristocrático como brutal, parecía el rey que en realidad era por derecho propio y el guerrero en que el destino lo había convertido.
                                                —Amante Oscuro, Capítulo 1

Emparejado con:    Elizabeth Anne Randall

 Preguntas personales (contestadas por Wrath)

Última película: Los albóndigas (culpa de Rhage)
Último libro: Buenas noches luna, de Margaret Wise Brown (para Nalla)
Programa de TV favorito:            Noticias de la noche de la NBC con Brian Williams
Último programa de TV:  The Office (también un favorito)
Último juego:  Monopoly
Temor más grande:  La muerte
Amor más grande: Beth
Cita favorita: Gobierna por medio del amor y el puño
Bóxer o slip:             Bóxer, negro
Reloj:             Braille
Coche:  Beth me lleva en su Audi, o me saca Fritz

¿Qué hora es mientras rellenas este cuestionario?   
Las 2 p.m.

¿Donde estás?        
En mi estudio

¿Qué llevas puesto?          
Pantalones de cuero negro, camiseta negra Hanes, shitkickers
¿Qué hay en tu armario?
Más de lo mismo, además de un traje negro Brooks Brothers, y uno blanco para las audiencias con la Virgen Escriba
¿Qué fue lo último que comiste?          
Sándwich de cordero hecho por Beth
Describe tu último sueño:           No es asunto tuyo
¿Coca o Pepsi?        
Coca
¿Audrey Hepburn o Marilyn Monroe?
Beth Randall
¿Kirk o Picard?      
Kirk
¿Fútbol o béisbol?
Rugby
¿La parte más sexy de una hembra?    
La garganta de mi shellan
¿Qué te gusta más de Beth?       
Todo. Sip, eso lo resume bien
Qué fue lo primero que le dijiste:
Creo que deberíamos intentarlo de nuevo
Su respuesta fue:   
¿Tú quién eres?
Lo último qué le has regalado:  
Pendientes de diamantes amarillos de Graff a juego con el anillo que le di
Lo más romántico que has hecho por ella:     
Tendrías que preguntárselo a ella
Lo más romántico que ella ha hecho por ti:
La forma en que me despertó hace alrededor de una hora


¿Algo que cambiarías de ella?    
Solo haberla conocido un par de siglos antes
Mejor amigo/a (excluyendo a tu shellan):       
Le perdí hace alrededor de tres años. No hace falta decir más.
La última vez que lloraste:
No es de tu incumbencia
La última vez que reíste:
Hace más o menos veinte minutos, porque vi a Nalla descubrirse los dedos de los pies

 J.R. entrevista a Wrath

Así son las cosas con el rey. Permitirá ser entrevistado, pero en sus propios términos.
Lo que en resumidas cuentas describe a Wrath. Todo tiene que ser según sus términos, pero supongo que cuando eres el último vampiro purasangre en la tierra y rey de tu raza y... bueno, cuando eres tan grande como él y tienes una mirada que corta el cristal como si fuera un diamante, el mundo es un lugar donde tú mandas, no en el cual te vas escondiendo por ahí.
¿He mencionado que llevo puestas botas de agua en este momento, y estoy inmersa hasta el muslo en un arroyo helado de las Adirondacks?
Sip, el rey está pescando con mosca.
En esta noche helada de noviembre, Wrath y yo estamos de pie en medio del agua ondeante y calma que está fría. Llevo ropa interior larga, y estoy bastante segura de que él no, ya que no es del tipo que vaya a tener un escalofrío. Sin embargo, ha hecho una concesión poniéndose un par de botas de agua gigantescas, que Fritz ha hecho a medida para un par de piernas que son cada una del tamaño de mi torso. Estoy al costado del rey; me figuré que si me colocaba delante o detrás estaría al alcance del anzuelo, y considerando que llevo semanas fastidiándole para que me conceda esta audiencia, no quise arriesgarme a un viajecito a urgencias para algún tipo de anzuelec-tomía.
Nota al margen, Wrath parece cansado. Por si te lo preguntas, todavía excede al 99.9 por cierto de los machos que he visto en la Puta Escala de Tíos Calientes, pero bueno, honestamente, ¿puedes pedir algo más sexy que un tipo con cabello negro largo hasta la cadera con un pico de viuda y gafas de sol envolventes? Sin mencionar los tatuajes de sus antebrazos y esos ojos verdes y su...
Escucha, nunca he medido su espalda. Nunca. Ni una sola vez. Ni la tremenda amplitud de sus hombros. Ni su tableta de chocolate.
Oh, no me mires así.
Sea como sea, ¿dónde estábamos? Sí, el arroyo. Pesca con mosca.
El rey y yo estamos a alrededor de media milla del refugio de Rehvenge en las Montañas Adirondacks cerca del Parque Estatal Black Snake. Wrath está de pie a unos cinco metros de mí, balanceando su brazo derecho adelante y atrás con un apacible ritmo, lanzando un sedal fino a través del arroyo, después recuperándolo, una y otra vez. El agua suena como campanitas repicando sobre las lisas rocas marrones y grises, y los pinos a ambos lados de la orilla silban cuando el viento les hace cosquillas a sus ramas. El aire es frío y encrespado, haciéndome pensar que me alegro de tener una manzana Macintosh en la mochila que hemos traído con nosotros... es como que el otoño armoniza con esas pequeñas cabronas ácidas y jugosas.
Oh, y un último punto sobresaliente. Wrath tiene un calibre cuarenta enfundado bajo cada brazo y estrellas arrojadizas en los bolsillos. Puedo ver los cuarenta. Lo de las estrellas me lo contó él. Retráctiles.

JR:       ¿Puedo ser honesta contigo?
Wrath:            Más te vale. Porque lo olería de no ser así.
JR:       Muy cierto. Ah... me sorprende que tengas paciencia para esto. La pesca, quiero decir.
Wrath: (encogiéndose de hombros)            No es cuestión de paciencia. Es tranquilizador. Y no, no me atrevo con el yoga. Eso es cosa de Rhage.
JR:       ¿Todavía lo hace?
Wrath:            Sip, todavía anda namaste -ineando su culo en un millón de contorsiones diferentes. Te juro que ese cabrón es plegable.
JR:       Hablando de Rhage y Mary, ¿es cierto lo que he oído?
Wrath:            ¿Lo de la adopción? Sip. Cuando llegó Nalla, fue como que los dos se pusieron a pensarlo y salieron con que querían uno de esos.
JR:       ¿Cuánto tiempo llevará? ¿Y de donde van a sacar al niño?
Wrath:            Lo sabrás cuando ocurra. Pero va a pasar un tiempo.
JR:       Bueno, me alegraré por ellos (el silencio se alargó un rato, durante el cual Wrath recogió su sedal, para luego lanzarlo a otra parte del arroyo) ¿Y tú deseas...?
Wrath:            No. Todavía no voy a sacar el tema de los niños. Después de todo lo que pasó Bella... (sacude la cabeza). Nop. Y antes de que preguntes, Beth está de acuerdo. No obstante, creo que querrá uno en el futuro. Solo espero que sea más tarde que pronto. Aunque, honestamente, ella ni siquiera ha pasado por su primera necesidad, así que no es un tema tan importante.
JR:       ¿Supongo que te gustaría que cambiara de tema?
Wrath:            Como quieras. Puedes preguntar cualquier cosa, pero eso no significa que yo responda (me lanza una mirada sobre el hombro y me sonríe). Pero ya sabes como soy.
JR: (riendo)     Sip, estoy familiarizada con la forma en que haces las cosas. Así que déjame preguntarte por todo el asunto de las Elegidas y Phury. ¿Qué piensas sobre los cambios que ha hecho él?
Wrath:            Hombre... me impresionó, joder. De veras que sí. Y no solo por lo que hizo ante la Virgen Escriba. Durante un tiempo, estuve seguro de que íbamos a perderlo.
JR: (pensando en Phury y la heroína)   Casi lo hicisteis.
Wrath:            Sip (otro largo silencio, el cual pasé observando sus brazos ir adelante y atrás, adelante y atrás. El sedal hace un sonido encantador al atravesar el fresco aire del bosque, como si estuviera respirando). Sip, de todos modos, por eso estamos aquí, en la casa de Rehv. Vengo con Beth cada dos semanas o así a ver a Phury y a la Directrix y compruebo como van las cosas con las Elegidas. Jesús, ¿puedes imaginar como es la transición para estas hembras? ¿Pasar del encierro total a ser capaz de explorar un mundo sobre el que solo has leído?
JR:       No puedo, no.
Wrath:            Phury es fantástico con ellas. Es como si de la noche a la mañana todas se hubieran convertido en sus hijas. Y ellas le adoran. Es el Primale perfecto, y Cormia es ahora la madre de la camada. Como ha tenido más tiempo para asimilarlo, está ayudándolas en sus transiciones ella misma. Me alegro de veras de que todo se haya resuelto de esta forma.
JR:       Hablando de padres, ¿cómo es la vida en la mansión ahora que Nalla está por allí?
Wrath: (riendo)         Ok, ¿la verdad? Esa cría es una estrella. Nos tiene a todos envueltos alrededor de su meñique. El otro día estaba trabajando en mi escritorio, y Bella estaba paseando con la pequeña... ¿sabes? Lo hace porque últimamente Nalla solo duerme cuando está en movimiento. Como sea, Bella la trajo a mi estudio y las dos estaban paseándose. La cabeza de Nalla estaba sobre el hombro de Bella y estaba apagada como una luz... por cierto, esa cría tiene las pestañas más largas que tu brazo. Entonces ¿qué hace Bella? Finalmente se deja caer en el sofá para tomarse un respiro, y dos segundos después, no te engaño, los ojos de Nalla se abren y empieza a removerse.
JR:       ¡Pobrecita!
Wrath:            Bella, ¿no?     
JR:       ¡Sip!
Wrath: (riendo)         Así que se me presenta la oportunidad de cargar a Nalla. Bella me deja cogerla (esto lo dice con no poco orgullo). Y paseo a la jovencita por los alrededores. No la dejé caer.
JR: (ocultando una sonrisa)         Por supuesto que no.
Wrath:            Volvió a dormirse (me lanza una mirada grave sobre su hombro). Ya sabes que un niño solo se duerme si confía en que lo mantendrás a salvo.
JR: (suavemente)    Cualquiera estaría a salvo contigo.
Wrath: (aparta la mirada rápidamente)    Bueno, sip, la cría es una joya. Z todavía está un poco nervioso cuando está con ella, creo que porque teme romperla... no porque no la quiera. Rhage la maneja como a un saco de patatas, agarrándola de cualquier forma que le plazca, lo que a Nalla le encanta. Phury tiene talento natural. Igual que Butch.
JR:       ¿Y qué hay de Vishous?
Wrath:            Bah. Creo que Nalla le pone nervioso. De todas formas le hizo una daga (ríe). Jodido cabezadura ¿Qué clase de loco bastardo hace una daga para una niña?
JR:       Sin embargo apuesto a que es encantadora.
Wrath:            Mierda, sí. Puso todos esos... (el rey hace una pausa y le da un golpecito al sedal como si pensara que tiene algo enganchado). Puso todos esos diamantes en la empuñadura. Pasó tres días trabajando en ella. Dice que es para cuando empiece a tener citas.
JR: (riendo)   Apuesto a que sí.
Wrath:            Podría ser un desperdicio. Zsadist dice que nunca tendrá una cita. Nunca.
JR:       Uh-oh.
Wrath:            Sip. ¿La pequeñita de Z? ¿Quérrías ser el macho que venga a buscarla? Joooooooder.
JR:       Yo pasaría.
Wrath:            Yo personalmente también lo haría. Me gustan mis pelotas justo donde están, muchas gracias.
JR: (después de otro largo silencio)       ¿Puedo preguntarte por Tohr?
Wrath:            Me imaginé que lo harías.
JR: (espero a que diga algo)         Entonces pregunto por él.
Wrath: (molesto)       Mira, ¿qué quieres que diga? Se internó en los bosques para morir. Lassiter le trajo de vuelta con la gente que le recuerda cada día a su shellan muerta. Necesita alimentarse, y por supuesto se niega, y no le culpo en absoluto. Está débil y enfadado y solo quiere estar muerto. Así es como le va.
JR: (sabiendo que no debo insistir mucho más)        ¿Es raro tener a Lassiter en los alrededores?
Wrath: (risa tensa)    Ese ángel es todo un tema, eso es seguro. A mi me trae sin cuidado, y creo que él lo sabe. Una vez recibió una bala por mi.
JR:       Lo he oído. ¿Te sientes en deuda con él?
Wrath:            Sip.
JR:       Él y V no se soportan.
Wrath:            No, no lo hacen (risas). Eso va a ser divertido de observar. Cuando están en la misma habitación, son como dos pit bulls encerrados en una jaula. Y antes de que lo preguntes, no, no conozco los detalles, y no pregunto.
JR:       Hablando de detalles... acerca de la glymera...
Wrath:            Mierda, ¿por qué quieres arruinar una noche perfectamente agradable?
JR:       Bueno, iba a preguntarte que opinabas en cuanto a que Rehvenge hubiera sido nombrado leahdyre del Consejo de Princeps.
Wrath: (ruge de risa)            Ok, entonces te perdono. Cielos, menudo viaje fue ese. ¿Quién coño hubiera pensado que ocurriría algo así? Un symphath. Liderando ese grupo de bastardos retrógrados y llenos de prejuicios. Y no tienen ni idea de lo que es él. Además, vamos, Rehv está de mi lado en esta creciente intranquilidad civil que están intentando remover después de todos los ataques de la Sociedad Lessening. Acaban de nombrar a alguien que al igual que yo, cree que los aristócratas son definitivamente imbéciles y destructivos.
JR:       Pero, ¿confías en Rehv?
Wrath:            Tanto como confío en cualquiera que no sea mi hermano o Beth.
JR:       Así que el hecho de que sea medio symphath...
Wrath:            Espera. Es un symphath. El que su sangre sea mitad y mitad es irrelevante. Sí tienes algo de esa mierda en ti, eres un symphath. Por eso fue creada esa colonia al norte de aquí. Son peligrosos.
JR:       Por eso te pregunto sí confías en él. Creía que todos eran unos sociópatas.
Wrath:            Lo son, y él lo es. Sin embargo... el asunto con los symphath, es que siempre puedes estar seguro de una puñetera cosa y es que invariablemente cuidaran de sus propios intereses. Rehv ama a su hermana. Bella está casada con un hermano. Por tanto, Rehv no hará nada que les haga daño a ellos o a mí. Esas matemáticas se cumplen en todas las situaciones.
JR:       ¿Crees que la glymera supone una amenaza para ti como rey?
Wrath:            Mira, ¿honestamente? No me gustan y nunca me han gustado, pero joder, tampoco les quiero muertos. Ahora mismo están fragmentados, fuera de Caldwell, y dispersos. Cuanto más tiempo sigan de esa forma, mejor para mí, porque eso me da tiempo para empuñar las riendas lo mejor pueda y dar a la gente una visión para superar esto. En tanto tenga una base de apoyo entre el grupo más grande de civiles, me irá bien. Y afrontémoslo, la glymera no está a favor de la integración, así que no es como si los vampiros comunes fueran a tener un sentimiento de lealtad hacia ella.
JR:       ¿Cuál es tu visión para el futuro?
Wrath:            Cambio. Phury tiene toda la razón, tenemos que adaptarnos si vamos a sobrevivir, y las antiguas reglas nos están matando. Ya he abolido la esclavitud. Estoy cambiado las normas acerca de los soldados y la Hermandad. Las Elegidas han sido liberadas. Y hay cientos de otras cosas que debo remodelar, repensar, rehacer.
JR:       Hablando de la Hermandad. ¿Eso significa que Blay y Qhuinn podrían ser hermanos?
Wrath:            Asumiendo que consigan meterse suficiente experiencia entre pecho y espalda y puedan alcanzar el nivel. El listón para ser un hermano va a ser situado muy alto en lo que refiere a pericia. La sangre ya no va a conseguirte la entrada, la forma en que luchas lo hará. Y estoy cargándome otras restricciones. Ya sabes, Qhuinn es el guardia privado de John, y en el pasado eso le habría descalificado, pero ya no.
JR:       Me sorprendió que los dejaras a él y a Blay quedarse en la casa. Agradablemente, en realidad.
Wrath: (después de un momento)  Bueno... Darius construyó el lugar, y le encantaba tener gente cerca. Esos dos chicos son de fiar, y Dios sabe que Qhuinn hizo justicia en nombre de John. Está todo bien. La cuestión es, que el programa de entrenamiento está en suspenso por solo Dios sabe cuanto tiempo. La glymera se llevó a los hijos que quedaban cuando se marchó, y además, hemos estado muy ocupados lidiando con la guerra. Necesito soldados, y Blay y Qhuinn son buenos luchadores. Excelentes, en realidad. Así que vamos a necesitarlos.
(Largo silencio)
JR:       ¿Eres feliz? Quiero decir, sé que en este momento las cosas están bastante difíciles, ¿pero eres más feliz que hace un par de años?

De repente el sedal se pone tenso, y Wrath se concentra en sacar lo que resulta ser una trucha de agua dulce. El pez parece deslumbrante y resbaladizo en las grandes manos del rey, y casi lo pierde mientras intentaba sacar el anzuelo de la boca abierta.

JR:       Es hermoso.
Wrath:            Sip, lleno de espíritu de lucha también (baja las manos y pone el pez en el agua, sujetándolo cuidadosamente). ¿Me preguntabas si soy feliz? Bueno... después de esto, regresaremos a una casa cálida dónde me espera mi shellan. Vamos a comer, asumiendo que Layla no haya incendiado la cocina, y luego me iré a la cama con Beth. Voy a aparearme con ella durante una hora, quizás más, y después me dormiré con ella sobre mi pecho (suelta a la trucha y la observa alejarse rápidamente a través de la corriente que está en calma). ¿Lista para marchar?
JR:       Sip. Y aprecio que hayas hecho esto.
Wrath:            No hay problema. Excepto que, ¿piensas conducir hasta Caldwell ahora para entrevistar a los demás?
JR:       Ese es el plan.
Wrath: (sacudiendo la cabeza)        No, vas a quedarte aquí esta noche. Mañana partirás por la tarde. Es un largo paseo, y en la Northway hay ciervos.
JR: (porque no se discute con un rey)   Está bien. Eso es lo que haré.
Wrath:            Bien.

En este punto los dos caminamos por el agua hasta la orilla. Wrath sale del arroyo primero y me ofrece su mano. La tomo y tira de mí hacia arriba. Recoge la mochila, la abre, y me la ofrece.

Wrath:            ¿Quieres tu manzana?
JR:       Oh, me encantaría.

Meto la mano dentro y la saco. Su piel roja y verde se ve brillante a la luz de la luna, y cuando la muerdo, cruje como madera dura. El jugo me gotea en la palma de la mano mientras los dos atravesamos juntos el bosque, con nuestras botas de agua aleteando contra nuestras piernas.

JR: (cuando salimos del bosque y vemos las luces brillantes de la casa rústica de Rehv)       ¿Wrath?
Wrath:            ¿Hmm?
JR:       Gracias.
Wrath:            Es tu manzana.
JR:       No estoy hablando de la manzana.
Wrath: (después de un momento)  Lo sé. Lo sé, challa.

Me da un breve y firme abrazo que dura dos pasos, y luego nos separamos, pero seguimos andando lado a lado hacia el cálido y acogedor hogar.



Amante Oscuro

Los personajes

Wrath, heredero del trono de los vampiros
Beth Randall, reportera de un periódico
Darius, hijo de Marklon, hijo de Horusman
Tohrment, hijo de Hharm
Wellasandra, hija de sangre de Relix, emparejada con el guerrero de la Daga Negra Tohrment
Rhage, hijo de Tohrture
Zsadist, hijo de Ahgony
Phury, hijo de Ahgony
La Virgen Escriba
Marissa, hija de sangre de Wallen
Havers, hijo de sangre de Wallen
Fritz (Perlmutter), extraordinario mayordomo
El señor X(avier), Fore-lesser
Billy Riddle, hijo del Senador William Riddle
Cherry Pie, también conocida como Mary Mulcahy
Butch O'Neal, detective del Departamento de Policía de Caldwell, División de Homicidios
José de la Cruz, detective del Departamento de Policía de Caldwell, División de Homicidios
Dick, editor de Beth en el Caldwell Courier Journal
Doug, el enfermero del hospital
Hombre rubio desconocido, compañero de Billy Riddle en el intento de violación de Beth
Perdedor (joven desconocido al que el Señor X lleva con Billy)
Abby, camarera de la barra en el bar McGrider
Boo, el gato negro

Lugares de interés (todos en Caldwell, Nueva York, a no ser que se especifique lo contrario):
Screamer, en la calle Trade
Oficinas del Caldwell Courier Journal (CCJ) en la calle Trade
Apartamento de Beth, 1B, 1188 Avenida Redd
Departamento de Policía de Caldwell (a seis manzanas de Caldwell Courier Journal)
Casa de Darius, 816 Avenida Wallace
Academia de Artes Marciales de Caldwell (frente al Dunkin' Donuts)
Granja del señor X, fuera de la Ruta 22
Clínica de Havers, localización desconocida
Bar McGrider en la calle Trade
ZeroSum (esquina de la calle Trade y la Décima)

Resumen
En este, el primer libro de la serie, Wrath, rey no coronado de los vampiros y último vampiro purasangre sobre la tierra, asume a regañadientes la responsabilidad de ayudar a pasar por la transición a una hembra mestiza. Beth Randall no es consciente de su herencia vampiro y lucha contra su propia verdad y contra la atracción que siente por el oscuro desconocido que la persigue.

Frase inicial: Darius paseó la vista por el club, notando, por primera vez, la multitud de cuerpos semidesnudos que se contorsionaban en la pista de baile.
Frase final:   —Por favor, tengan la amabilidad —dijo el mayordomo—, de no arrojarse la mantelería. ¿Alguien desea melocotones?
Publicado:    Septiembre del 2005
Páginas:         427
Palabras:        121.997
Primer borrador:       Septiembre-Noviembre del 2004


Comentarios de la profesión

Amante Oscuro sigue siendo el libro del que me siento más orgullosa. En mi opinión, el ritmo es el mejor al que puedo aspirar y fue el lugar donde encontré mi voz. Por supuesto, escribir la maldita cosa me asustó como la mierda porque para mí fue un paso enorme como autora. Enorme. Nunca antes había intentado múltiples PDV (puntos de vista) y tramas ni hecho una serie ni había intentado crear un mundo. Cuando empecé no tenía ni idea de lo que estaba haciendo en cuanto... bueno, en cuanto a ningún aspecto de la historia: Si bien AO era el quinto libro que había escrito para su publicación, era tan diferente de los que le habían precedido, que bien podría haber estado empezando de la nada otra vez.
Y antes de eso tampoco se puede decir que fuera precisamente una experta.
Mis primeros cuatro libros eran títulos sin serie de romance contemporáneo. Publicados bajo el nombre de Jessica Bird, fueron mucho más producto de años de leer y adorar los Harlequín Presenta y Ediciones Especiales Silhouette. Bueno, eso y el hecho de que había nacido escritora. Es sencillamente parte de mi maquillaje, algo que debo hacer si deseo ser feliz... y mantenerme cuerda. Pero esa es otra historia.
Me encantó escribir los libros de Jessica Bird, pero mi contrato no fue renovado... lo cual quería decir que ya no tenía un editor. Sabía que tenía que cambiar de dirección si quería seguir teniendo un trabajo, e intenté meter mano en un par de subgéneros diferentes. Armé una propuesta de suspense romántico, pero el material no era lo bastante fuerte. Pensé en hacer algo de ficción para mujeres y chick lit... salvo que no era eso lo que yo leía, probablemente porque el tema no me atrapaba. También consideré quedarme en el romance contemporáneo e intentar encontrar otro editor, aunque sabía que la posibilidad de que alguien me recogiera era improbable.
Fue en mi momento más oscuro, cuando no tenía nada particularmente nuevo o interesante en mi cerebro excepto la firme certeza de que si no me reinventaba a mi misma estaba frita... que apareció Wrath. Aunque siempre había sido una fan del terror, nunca se me había ocurrido experimentar con el romance paranormal. De repente, sin embargo, tenía dos mil libras de vampiro macho metidas en mi cabeza, y los hermanos querían salir como si estuvieran encerrados en una casa que se incendiaba.
Ok. Está bien. El terror se encuentra con el romance que se encuentra con lo erótico que se encuentra con la fantasía que se encuentra con el hip hop. Agrega algo de cuero y un poco de Miami Ink , remuévelo con un bate de béisbol y una llave grande, espolvoréalo con un poco de talco para bebé, sírvelo sobre una cama caliente de Santa-María-Madre-de-Dios-esto-tiene-que-funcionar-o-voy-a-ser-abogada-durante-el-resto-de-mi-vida.
No hay problema.
Demonios, recuerdo haber pensado, ¿Por que no me dedico a la bebida? ¿O al menos como chocolate?

Lo que me lleva a la primera regla del escritor: RP es una misión crítica de supervivencia y no estoy hablando de relaciones públicas.
Reinvención y Persistencia. Si no estás vendiendo, o si no consigues una buena respuesta de agentes y editores a tu material, intenta otra cosa, ya sea una nueva voz o un nuevo subgénero o incluso un nuevo género. Sigue en ello. Sigue intentándolo. Busca nuevas vías que te interesen. Encuentra un camino diferente.
Eso fue lo único que me salvó.
Eso no significa que el R&P fuera divertido. Cuando me senté para dar forma a la propuesta de Wrath y los capítulos de muestra, estaba singularmente inspirada y al mismo tiempo totalmente atascada. Todo lo que tenía era un enredo de visiones en mi cabeza, un pánico abrasador de que a nadie le iba a gustar la serie, y mucho menos iban a comprarla, y la casi convicción de que era imposible que sacara adelante algo tan complicado e interconectado como el mundo de la Hermandad.
Nada como intentar volar en avión cuando apenas te las arreglas con una bicicleta.
Enfrentada a un montón de pantalla en blanco ante mi ordenador, supe que tenía que aplastar mi ansiedad, y considerando el hecho de que meter mi cráneo en un torno no era una solución viable, llegué a un acuerdo conmigo misma: escribiría la historia que tenía en la cabeza exactamente como la veía, y lo haría para mí y solo para mí. No permitiría que ningún no-puedes-hacer-eso ni un eso-va-contra-las-reglas y ni siquiera un mejor-jugar-sobre-seguro se interpusiera en mi camino. Fuera lo que fuera lo que veía el ojo de mi mente iba a plasmarse en la página.

¿Mi regla número dos? Escribe. En. Voz. Alta.
Toma tu visión y ejecútala en toda la extensión de tus capacidades. En las revisiones siempre es más fácil tirar hacia atrás que hacia adelante, y creo que cuanto más atrevido eres en tu borrador inicial, más probable es que seas honesto con lo que tienes en la cabeza.
Así que, sí, ese era el plan, y me sentí bastante bien con mi resolución. Excepto que justo ahí mismo, tenía un problema.
¿Cómo iba a hacer que funcionara el plan?
Con todo lo que se me estaba ocurriendo, y el número de PDV y argumentos secundarios, estaba perdida cuando se trataba de delinear la historia. Después de dedicarme a lo de pánico-y-me-paseo durante un ratito, terminé recayendo en mi entrenamiento legal. En la facultad de derecho, estudias creando voluminosos esquemas del material presentado en clase. Para cuando terminas de ponerlo todo en orden, en realidad ya te lo has aprendido... así es el proceso, no necesariamente el resultado, ese es el gran beneficio.
Esquematizar extensivamente era, y continúa siendo, la herramienta más importante que utilizo en mi proceso.
Antes de los hermanos, empezaba solo con un índice general de alto nivel de mi historia, cuya única meta era dar a mi editor una idea de adónde me dirigía. La mayor parte del libro lo pensaba mientras hacía el borrador... lo cual era totalmente ineficiente y un poco peligroso. Por ejemplo, podía llevar al héroe y a la heroína a lugares emocionales que no funcionaban, o podía confundir sus motivaciones y conflictos, o perderle el rastro al ritmo del libro... o algunas veces se daba todo eso al mismo tiempo. Desde luego, finalmente encontraba el camino, pero terminaba con toneladas de páginas garabateadas y siendo una pesada carga para mi editor durante el proceso de revisión. Más aún, a causa de todo el forcejeo, las elecciones que hacía no eran las mejores porque mi cerebro estaba embotado por la confusión y la falta de claridad.

Mi importantísima tercera regla es un corolario de la número dos y el tema principal de todo lo que hago como escritora:
Se dueña de tu propia mierda (u obra, sí vamos a ser un poco más finos)
Y no se llamaría mierda porque no apesta.
No te descanses en tu editor o tu agente o tu socio crítico para identificar y resolver tu argumento, personaje, ritmo, contexto, paginación, o cualquiera de los mil problemas que tienes que resolver cuando escribes un libro. Edúcate a ti misma en el oficio, criticando los libros que lees, los buenos y los malos. Pregúntate a ti misma, ¿qué funciona?, ¿qué no funciona? Estudia los textos estándar sobre escribir. Como Historia de Robert McKee y Escribiendo el Nuevo Boom por Donald Maass y Diario del Escritor por Christopher Vogler. Habla con otros escritores sobre sus libros y como los escribieron.
Luego, cuando mires tu propio trabajo, aproxímate a él como si fueras un sargento del ejército que se enfrenta a una panda de patanes revoltosos y perezosos. Para mí, ser amable con mi tierno artista interior y empaparle con la leche materna de las alabanzas es una forma segura de ahogarle e idiotizarle. La disciplina y una clara valoración de mis fuerzas y debilidades como escritora son las únicas cosas que funcionan conmigo. El ego no es mi amigo y nunca lo ha sido.
Regresando al tema de Amante Oscuro y el borrador. Las imágenes que tenía en la mente eran tan claras y exigentes que me llevó solo dos semanas esbozar el borrador y las reglas del mundo (al igual que las primeras sesenta y nueve páginas del libro). Por supuesto, apenas dormí ni me tomé un respiro en absoluto. Estaba totalmente atrapada por este innegable ímpetu y no tenía ningún interés en ralentizarlo.
Y todavía no lo tengo.
Y cuando hube terminado de sacar todo lo que veía en mi mente... el borrador tenía cuarenta y cuatro páginas de largo. Estaba atónita. ¿Previamente? Me quedaba en diez páginas.
Mi gran preocupación era que cuando mi agente llevara la propuesta al mercado, los editores no lo leyeran entero. Cuando te han publicado con anterioridad, generalmente vendes proyectos sobre la expectativa de tres capítulos de muestra y un esbozo... pero yo me sentía como si estuviera entregando... bueno, el libro entero. Por supuesto, eso también tenía algo bueno. Realmente sabía a dónde me dirigía y cual iba a ser el arco narrativo de todos y cada uno de los personajes. Había realizado toda la tarea de pensar y reordenar a lo largo del camino... y aprendido que cambiar un párrafo o dos en el borrador era endemoniadamente más fácil que quitar capítulos enteros y poner otros nuevos durante el proceso de escritura.
Afortunadamente, la propuesta para la serie fue comprada (por el editor más espectacular con el que he trabajado jamás), y supe que iba a conseguir una oportunidad para escribir al menos tres libros. Dios, era excitante, pero también aterrador, porque no estaba segura de si podría con ello. Por supuesto, me dije a mí misma que mi espectacular y grueso borrador era mi salvador. Imaginé que mientras tuviera eso, todo iría bien. Estaba lista para aporrear el teclado.
Claaaaaro.
La ejecución resultó ser mucho más intrincada de lo que podría haber imaginado, por gran variedad de motivos.
Para mí, uno de los mayores desafíos de Amante Oscuro fue aprender como manejar múltiples argumentos y múltiples PDV. Tal y como yo lo veía, habían tres tramas principales en el libro: la de Wrath y Beth; la del señor X y Billy Riddle; y la de Butch. En cada una de ellas, se presentaban diferentes aspectos del mundo, proporcionando al lector un atisbo de la raza vampira, de su guerra secreta con la Sociedad Lessening, y de su existencia inadvertida entre los humanos. Lo cual es mucho. Y para complicar aún más las cosas, esas tramas se presentaban al lector en las voces de no menos de ocho personas.
Mucho para manejar. Mucho para mantener al día.
Mucho para avanzar de capítulo a capítulo.

¿Regla número cuatro para mí como escritora? Las tramas son como tiburones: Se mantienen en movimiento o mueren.
Con tantas cosas sucediendo a la vez, el ritmo iba a ser algo crítico: Para tener éxito, tenía que asegurarme de que todo progresaba, y ahí estaba mi nueva realidad como escritora... mientras intentaba asegurarme de que mostraba a Wrath y Beth acercándose lentamente tanto emocional como físicamente, tenía que mantener vigilada la investigación de homicidio de Butch y José de la Cruz, lo que simultáneamente llevaba a Butch al esquema de la Hermandad y mantenía al lector sobre la pista de las asquerosas tretas del señor X. Entretanto, los otros hermanos tenían que ser presentados, tenía que dar una visión global de la guerra y también estaba el tema de desenrollar la alfombra de bienvenida para la Virgen Escriba y el mundo atemporal.
Y tenía que hacer todo esto sin perder cohesión entre escenas, y manteniendo las emociones en un plano real y vívidas sin caer en el melodrama.
Como ejemplo adicional, Butch iba a ser parte de la Hermandad, y su camino de entrada iba a ser a través de la conexión que Beth tenía con Wrath. Butch también iba a terminar con Marissa. Bien. Estupendo. Genial. Sin embargo, la cuestión era, cómo hacer para entretejer sus escenas con las del romance de Beth y Wrath, junto con todo lo del señor X y la Sociedad Lessening... sin que el libro se volviera incoherente e incomprensible.
También, las tramas tenía que un «alcanzar un pico» en un sentido emocional, en la secuencia correcta. Beth y Wrath tenían que tener el final más dinámico... y a juzgar por lo que se desprende de las imágenes de mi mente desde luego lo tuvieron. Pero la situación de Butch y la del señor X y Billy Riddle tenían que ser resueltas... pero solo de forma que no robaran protagonismo a Beth y Wrath.
Calambre. Cerebral.
¿La cura? Regla número cinco, que es un corolario de la regla número tres (se dueña de tu propia obra): Sudor. Equidad.
Después de terminar el primer borrador, repasé el libro una y otra vez. y después dejé pasar una semana y lo hice una vez más. Pasé horas y horas recolocando las pausas y los capítulos y recortando cosas y dando forma al diálogo y asegurándome de que lo mostraba, y que no lo narraba.
E incluso cuando leía las galeradas, que es la última fase de producción, todavía deseaba cambiar cosas. El libro tiene sus puntos fuertes y sus debilidades, como los tienen todos, pero aprendí un montón escribiendo Amante Oscuro. Y necesitaba esas lecciones para lo que acabó convirtiéndose en la serie como la lees ahora.
Ya basta de la profesión, hablemos del rey y Beth...
Wrath fue el primero de los hermanos en aparecer en mi mente, y fue el que me mostró el mundo de la Hermandad de la Daga Negra. Lo que más me gusta de él está resumido en el principio de Amante Oscuro:

Con un rostro que era a la vez aristocrático y brutal, parecía el rey que era por nacimiento y el soldado en el que se había convertido por destino.
—Amante Oscuro, Capítulo 1

Me encanta esa combinación... un sangre azul que también es un luchador... y creo que Wrath es el perfecto líder para los vampiros: fuerte, brutal cuando es necesario, poseedor a la vez de lógica y pasión. Solo necesitaba despertar al hecho de que podía liderar.
Y Beth fue la que le ayudó a llegar allí.
Beth era y es la pareja perfecta para Wrath. De mentalidad fuerte, cálida y dispuesta a apoyarle. Su dinámica se muestra a la perfección en la que es una de mis escenas favoritas entre ellos. Los dos están hablando sobre cómo se toma el lo que sucedió cuando sus padres fueron asesinados delante de él. Se condena a sí mismo por no salvarles, pero era un pretrans físicamente débil, así que en realidad no había nada que pudiera hacer. Beth pierde el control y le golpea con el hecho de que está siendo demasiado duro consigo mismo... lo cual es algo que él necesitaba oír, incluso si manifiestamente no estaba mostrándose receptivo a lo que ella le estaba diciendo. Lo que me encanta es que ella no se deja apabullar y dice lo que piensa a pesar de que él está irguiéndose sobre ella. Y Wrath, aunque no está de acuerdo con ella, se siente aún más atraído. Cuando termina sintiéndose frustrada, se produce un incómodo silencio:

Ah, diablos. Ahora sí lo había arruinado. El tipo le había abierto su corazón, y ella había despreciado su vergüenza. Qué manera de lograr intimidad.
—Wrath, lo lamento, no he debido...
Él la interrumpió. Su voz y su rostro parecían de piedra.
—Nadie me había hablado como acabas de hacerlo.
Mierda.
—Lo lamento mucho. Es sólo que no puedo entender por qué...
Wrath la atrajo hacia sus brazos y la abrazó fuertemente, hablando en su idioma otra vez. Cuando aflojó el abrazo, ter¬minó su monólogo con la palabra leelan.
—¿Eso quiere decir «perra» en vampiro? —preguntó.
—Amante Oscuro, Capítulo 31

La cuestión es esa, Wrath es todo fuerza, y el hecho de que Beth pueda hacerse valer por ella misma y defender lo que cree los pone en un pie de igualdad. El que le otorgue su respeto es tan significativo como el don de su amor, y ella merece ambos.
Otra de mis escenas favoritas en el libro es cuando Beth sale del dormitorio subterráneo que Wrath tiene en la casa de Darius, acabada de salir de su transición. Se está preguntando como se comportará él con ella delante de sus hermanos y se prepara para una actitud fría cuando entra en el comedor donde están los guerreros. Resulta que a Wrath le parecen muy bien las demostraciones públicas de afecto, y la abraza delante de una atónita Hermandad, que nunca antes le ha visto con una hembra. Después de que les explica lo que ella significa para él en la Antigua Lengua, la deja para ir en busca de las dos cosas que ella anhela, chocolate y bacon, y los hermanos la saludan de una forma especial:

Hubo un fuerte ruido cuando cinco sillas fueron empujadas hacia atrás. Los hombres se levantaron al unísono. Y comenzaron a acercársele.
Ella miró los rostros de los dos que conocía, pero sus severas expresiones no eran muy alentadoras.
Y de repente, aparecieron las dagas.
Con un silbido metálico, cinco dagas negras fueron desenfundadas.
Ella retrocedió frenéticamente, tratando de protegerse con las manos. Se golpeó contra la pared, y estaba a punto de gritar llamando a Wrath, cuando los hombres se dejaron caer de rodillas formando un círculo a su alrededor. Con un solo movimiento, como si hubieran ensayado aquella coreografía, hundieron las dagas en el suelo a sus pies e inclinaron la cabeza. El fuerte sonido del acero al chocar contra la madera parecía tanto una promesa como un grito guerrero.
Los mangos de las dagas vibraron.
La música rap continuó sonando.
Parecían esperar de ella algún tipo de respuesta.
—Hmm. Gracias —dijo.
Los hombres alzaron la cabeza. Grabada en las duras fac¬ciones de sus rostros había una total reverencia. Incluso el de la cicatriz mostraba una expresión respetuosa.
Y entonces entró Wrath con una botella de chocolate Her¬shey.
—Ya viene el tocino. —Sonrió—. Oye, les gustas.
—Gracias a Dios por eso —murmuró ella, mirando las dagas.
—Amante Oscuro, Capítulo 37

De esa forma los hermanos están dándole una buena acogida a su nueva reina, aunque Beth no es consciente del papel que desempeñará en el futuro, así que en realidad tiene dos transiciones esa noche: la primera para convertirse en vampiro, y la segunda es esta bienvenida al mundo privado de Wrath y la Hermandad como su leelan, su «amada».
¿Una de las escenas más eróticas del libro? Aparte de la primera vez en que se lo montan, creo que sería cuando están teniendo su primera cita en la casa de Darius. La noche comienza mal (gracias, entre otras cosas, a que Wrath se pone a discutir con Tohr, después de lo cual Tohr le larga la típica frase: «Lindo. Traje. De mierda»). De todas formas, el momento privado de la pareja termina con... bueno, con Wrath hablando de lo mucho que le gustan los melocotones. El ambiente pasa de amenazador y tenso a sensual con esto:

Beth se inclinó hacia delante en su silla, abrió la boca y poniendo los labios alrededor de la fresa la tomó entera. Las aletas de la nariz de Wrath se movieron al verla morder. Y cuando un poco del dulce jugo escapó y goteó a lo largo de su barbilla, siseó:
—Quiero lamer eso —murmuró por lo bajo. Se estiró hacia delante y le tomó la barbilla. Levantó la servilleta.
Ella puso su mano sobre la de él.
—Usa tu boca.
Un sonido grave, surgido de lo más profundo de su pecho y retumbó en la habitación.
Wrath se inclinó hacia ella, ladeando la cabeza. Ella captó un destello de sus colmillos cuando sus labios se abrieron y su lengua salió. Lamió el jugo de su piel y luego se apartó.
La miró fijamente. Ella le devolvió la mirada. Las velas par¬padearon.
—Ven conmigo —dijo, ofreciendo su mano.
—Amante oscuro, Capítulo 26

¿La escena más conmovedora? Para mí es la que se desarrolla en la clínica de Havers al final. Wrath todavía está bastante hecho polvo después de haber recibido una bala en el estómago, y acaba de salir del coma. Beth está intentando comunicarse con él porque está agitado y molesto, pero él tiene problemas para hablar. Ella le pregunta si necesita que vaya a buscar al médico o comida o bebida o sangre, y él no desea ninguna de esas cosas:

Sus ojos se fijaron en las manos entrelazadas y luego volvieron a su rostro. Luego su mirada volvió a bajar hacia sus manos y regresó nuevamente hacia su rostro.
—¿A mí? —susurró—. ¿Me necesitas a mí?
El apretón no se detuvo.
—Oh, Wrath... A mí ya me tienes. Estamos juntos, mi amor.
Las lágrimas surgieron de sus ojos como un torrente embravecido, el pecho le temblaba debido a los sollozos, la respiración era entrecortada y ronca.
Ella tomó su rostro entre las manos, tratando de sosegarlo.
—Todo va bien. No voy a ninguna parte. No te dejaré. Te lo prometo. Mi amor...
Finalmente las lágrimas disminuyeron y recobró un poco la calma.
Un graznido salió de su boca.
—¿Qué? —Beth se inclinó.
—Quería... salvarte.
—Lo hiciste. Wrath, me salvaste.
Los labios de Wrath temblaron.
—Te... amo.
Ella lo besó suavemente en la boca.
—Yo también te amo.
—Tú. Ve. A. dormir. Ahora.
Y luego cerró los ojos a causa del esfuerzo.
A ella se le nubló la visión mientras se llevaba la mano para cubrirse la boca que empezaba a sonreír. Su hermoso guerrero estaba de vuelta. Y trataba de darle órdenes desde la cama del hospital.
—Amante oscuro, Capítulo 51

Creo que esto lo dice todo acerca de ellos. Así que lo dejaré aquí.
Amante Oscuro fue la plataforma de lanzamiento para todos los hermanos, no solo para Wrath y Beth. Tenía muy claro, incluso por aquel entonces, el camino que seguirían los siete originales de la Hermandad y quien más iba a unirse a sus filas. Y como con todos los libros, allí comenzaron los argumentos de cosas que no saldrían a la luz en años. Esto no se debió a que yo fuera brillante... sino que fue un caso de escenas que aterrizaron en mi cabeza y que entrarían en juego mucho después.
Como dije, la historia de Wrath es el libro del que estoy más orgullosa... fue un comienzo totalmente nuevo, y por primera vez, fui verdaderamente fiel a lo que había en mi mente. Me sorprendería que pudiera volver a hacer algo así otra vez y a desarrollarlo en la forma en que lo hice. Wrath fue un cambio radical de tema, ritmo y expresión unido a una increíble extensión en lo que refiere a borradores por mi parte… escrito en un momento en que básicamente estaba sin trabajo.
Realmente le agradezco a Wrath haber aterrizado en mi mente y por haber traído a los hermanos con él. Su libro está dedicado a él... por muy buenas razones.

1 comentario:

Maysu dijo...

Hola Mary,

Primero que todo gracias por tu visita y comentario.

Veo que ya la flechita te funciona, lo que no veo es el fondo, supongo que aun no lo cambias. pero un consejo, si lo haces, te rcomiendo cambiar la plantilla porque la que tienes no te quedara bien con el fondito que hayas escogido.

Sobre el banner, claro que puedo hacerlo. Me dices la idea que tienes en mente.

No he podido hacerme seguidora tuya, solo se ve el titulo SEGUIDORES, pero nada mas, quizas intente mas ratito.

Sobre la saga que te digo.... aqui en mi pais no ha llegado, pero si la conozco gracias a este medio de los blogs. No la he leido aun porque no pierdo la esperanza de poder comprarlo. Me gusta tener todos los libros que leo en mis manos, son pocos los que he descargado para leer.

Bueno, espero que sigamos en contacto.

Te dejo la invitacion por si te gustaria aprender a realizar las imagenes con brillos y movimiento (si has visto mi blog personal sabras a lo que me refiero) quizas tu misma puedas hacer tus propios banner o arreglos con tus personajes ideales para la saga

cariños

maysu